Sesiona desde las 12.10 para tratar la ley de gastos y recursos del Estado para 2015. Domínguez está enfermo y lo reemplaza una santiagueña aliada.

Los diputados kirchneristas se disponen a ofrendarle a Cristina Kirchner la media sanción del Presupuesto 2015, la ley que regirá para el último año de gestión de la mandatario y que sellará los 12 años de gobiernos K.

Este es el único tema de la sesión especial convocada por el Frente para la Victoria, que arrancó a las 12.10 con la presencia de 146 legisladores de todo el arco político.

Aun así, la reunión tiene varios condimentos que prometen un debate picante y subido de tono, empezando por la ausencia del presidente de la Cámara, el kirchnerista Julián Domínguez.

Sucede que no se trata de un Presupuesto más de la era kirchnerista. Además de ser la ley de gastos y recursos del Estado para el último año de gobierno de CFK, el proyecto traerá indudablemente a colación la delicada situación económica del país -recesión, inflación y restricción del sector externo- y un balance de la política económica de los gobiernos K.

Tal es asi, que la crónica de la sesión se podría escribir por anticipado. Como cada año, el arco opositor rechazará el proyecto por el «dibujo» de las estimaciones oficiales y la perdida de relevancia de la ley, ya que los superpoderes le permiten al Ejecutivo reasignar partidas sin previo aval parlamentario.

En la vereda de enfrente, los oficialistas realzarán los logros económicos de los últimos 11 años: crecimiento inédito del PBI, desendeudamiento externo, superávit comercial, aumento del gasto e inversión social y mejora de los indicadores sociales, en contraste con los años de la convertibilidad y el país que heredó Néstor Kirchner en 2003.

Otro hecho peculiar es la ausencia Domínguez, internado por un cuadro febril. En su reemplazo, la sesión es conducida por la vicepresidenta primera del cuerpo, la aliada Norma Abdala de Matarazzo (Frente Cívico por Santiago).

La santiagueña deberá hacer el esfuerzo de presidir gran parte de la sesión ya que, en caso de ausencia, sería reemplazada por la radical Patricia Giménez (vicepresidenta primera) o por la massista Graciela Camaño (vicepresidenta segunda), que ante cualquier conflicto en el recinto podrían torcer el brazo a favor de la oposición.

Y si ninguna de ellas está, la presidencia recaería en la kirchnerista Diana Conti, en calidad de titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales.

A pesar de esta ausencia, el bloque oficialista tiene aseguro el número para aprobar el proyecto y girarlo al Senado.

Los números del Presupuesto 2015

El Presupuesto para el año próximo prevé una inflación de 15,6 por ciento y un dólar a 9,45 pesos, además de un crecimiento del 2,8 por ciento, con crecimientos tanto del consumo como de la inversión. Según las estimaciones oficiales, habrá un superávit comercial de 9.197 millones de dólares.

La recaudación tributaria sería en 2015 un 28,1 por ciento superior a la estimada para este año, ya que sería de casi un millón 500 mil millones de pesos. De ese total, el 22,4 por ciento corresponde a impuesto a las Ganancias; el 27,7 por ciento al IVA y el 25,4 por ciento a los aportes de contribuciones de la seguridad social.

Otro 10,6 por ciento se deriva del comercio exterior y un 6,6 por ciento del denominado “impuesto al Cheque”, entre otros.

Más de la mitad de los gastos de la gestión de gobierno estarán destinados a servicios sociales: un 58,7 por ciento.

El resto se divide en “servicios económicos” (21,9 por ciento), “administración gubernamental” (6,2 por ciento) y “servicios de defensa y seguridad” (5,5 por ciento). Pero además, un 7,7 por ciento de los gastos estará dirigido a solventar la deuda pública.

El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social es, por lejos, el que más partidas recibirá: un 36,5 por ciento.

Le siguen Planificación Federal (12,2 por ciento), Desarrollo Social (5,5 por ciento) y Educación (4,8 por ciento), entre las certeras con más presupuesto.

www.parlamentario.com