El Cuerpo de Marines de USA ha anunciado que está investigando un vídeo aparecido en internet en el que se ve cómo aparentemente 4 soldados uniformados orinan sobre los cadáveres de supuestos talibán, presumiblemente, en Afganistán. El portavoz talibàn dijo que no afectará las conversaciones de paz o el intercambio de prisioneros, pero que la lucha armada continùa.

El Cuerpo de Marines de USA ha anunciado que está investigando un vídeo aparecido en internet en el que se ve cómo aparentemente 4 soldados uniformados orinan sobre los cadáveres de supuestos talibán, presumiblemente en Afganistán.

Las explícitas imágenes han salido a la luz en YouTube (ver video relacionado) y han provocado una reacción en cadena en internet que ha obligado al Pentágono y al Cuerpo de Marines, al que pertenecen los uniformes del vídeo, a reaccionar. El vídeo muestra como un soldado graba a otros 4 que orinan sobre 3 cadáveres ensangrentados, presumiblemente talibanes, entre risas y chistes. Uno de ellos llega a decir «have a good day, my friend» («que tengas un buen día, amigo»). .

«Independientemente de las circunstancias o de quiénes aparecen en el vídeo, se trata de un comportamiento grave y repugnante. Me revuelve el estómago», declaró el portavoz del Departamento de Defensa, John Kirby. pero hay más declaraciones: «Recientemente nos enteramos de un vídeo inapropiado en un sitio público de internet que parece involucrar a miembros de nuestras Fuerzas Armadas», indicó desde Kabul el portavoz de la Fuerza Internacional de Asistencia de Seguridad, coronel Gary Kolb. «No haremos conjeturas sobre los detalles pero tomaremos las medidas necesarias para esclarecer los hechos».

Por su parte, un portavoz de los talibán afganos ha asegurado que la difusión del vídeo en el que aparecen cuatro Marines estadounidenses orinando sobre los cadáveres de 3 milicianos islamistas «no perjudicará» a las conversaciones de paz ni al intercambio de prisioneros. «Este no es un proceso político y, por tanto, el vídeo no perjudicará a nuestras conversaciones ni al intercambio de prisioneros porque, de momento, solo están en su fase preliminar», ha declarado el portavoz, Zabihulá Muyahid.

Resulta que tras negarse durante dècadas a negociar con terroristas, Washington parece querer cambiar el paradigma. El gobierno estadounidense iniciará conversaciones de paz con los talibán tan pronto como el presidente afgano, Hamid Karzai, de el beneplácito formal a las negociaciones, según informaron ayer (11/01) fuentes gubernamentales al diario «The Washington Post».

La conversaciones podrían comenzar en cuestión de semanas, ya que el enviado especial de USA a Afganistán y Pakistán, Marc Grossman, responsable de los contactos secretos con los talibán, podría reunirse con Karzai a finales de esta misma semana para asegurarse su apoyo, algo que en principio se descuenta terminarà ocurriendo. A Karzai se lo conoce informalmente como el «Alcalde de Kabul» en obvia referencia a que sigue los dictados de Washington.

En diciembre, un intento de acuerdo entre USA y los insurgentes talibán, que incluía la transferencia de 5 detenidos afganos en Guantánamo al emirato de Qatar, fracasó por la oposición de Karzai.

Desde entonces, los contactos secretos se han interrumpido, aunque aparentemente hay acuerdo para que los talibán abran un oficina en Qatar y puedan establecerse en el emirato.

Qatar vuelve asì a tomar un rol preponderante en el rearmado de Oriente Medio (ver nota relacionada).

USA, que tiene desplegados unos 91.000 soldados en Afganistán, espera completar su retirada del país en 2014, para lo cual es necesario que alcance estabilidad y un gobierno central consolidado. El vìdeo difundido hoy no ayuda en ese sentido.

Precisamente ayer (11/01), el primer ministro qatarí, Hamad bin Jassim al Thani, dijo en una rueda de prensa en Washington tras reunirse con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, que su país árabe apoya «cualquier oportunidad» para rebajar la tensión.

USA exige a los talibanes que renuncien a la violencia, rompan sus lazos con Al Qaeda y apoyen la Constitución afgana, especialmente en lo referente al respeto a los derechos humanos y los derechos de la mujer. A cambio, reconocimiento polìtico y suelta de prisioneros de Guantànamo.

Washington además asegura que sus contactos con los talibán son de naturaleza preliminar y tienen como objetivo preparar el camino para que le Gobierno de Kabul pueda embarcarse en negociaciones con todos los grupos y facciones para tratar el futuro de Afganistán y el fin de la violencia

Por su parte, el ala política del Talibán está lista para comenzar las negociaciones de paz para poner fin a la guerra en Afganistán, pero los insurgentes seguirán mientras tanto con su lucha armada, declaró hoy (12/01) la organización.

El comunicado de la agrupación enviado por correo electrónico sugiere que los esfuerzos para llevar a las facciones afganas a la mesa de negociaciones están tomando fuerza, pero también pone de relieve los obstáculos en el camino a lograr cualquier acuerdo, en particular la insistencia del Talibán de que el gobierno del presidente Hamid Karzai es un «títere» ilegítimo de Occidente.

El vocero de los combatientes, Zabiulá Mujahid, dijo que ellos han estado peleando desde hace 15 años para establecer un gobierno islámico en Afganistán «en concordancia con los deseos de su gente».

«Es por este propósito y por llevar paz y estabilidad a Afganistán que hemos incrementado nuestros esfuerzos políticos para llegar a un mutuo entendimiento con el mundo para resolver la actual situación», dijo Mujahid en el comunicado.

«Pero este entendimiento no significa un abandono de la yihad y tampoco está ligado a la aceptación de la Constitución del gobierno títere de Kabul», agregó el vocero en coincidencia con el mulà Omar quien rechaza la idea de abandonar los objetivos originales de los Taliban que incluyen la expulsion de los extranjeros de tierra santa. .

Una de las condiciones de la comunidad internacional y del gobierno afgano para la reconciliación es que el Talibán acepte la Constitución afgana, lo que significa que debe reconocer el gobierno de Karzai. El categórico rechazo de Mujahid puede resultar un obstáculo clave en el proceso de paz.

El Cuerpo de Marines de USA ha anunciado este miércoles (11/01) que investigará el vídeo. El vídeo, de apenas un minuto de duración, ha causado una gran polémica en USA, ya que se suma a casos anteriores de comportamiento inadecuado por parte de soldados estadounidenses respecto a presos y cadáveres en Irak y Afganistán, siendo el caso de los abusos en la càrcel de Abu Ghraib los más tristemente recordados.

(Urgente24)

Deja una respuesta