El fundador de WikiLeaks se encuentra en la embajada ecuatoriana en Londres, desde dónde solicitó refugio a Quito, según confirmó el canciller Ricardo Patiño. El presidente Rafael Correa analiza el requerimiento. Assange estaba a punto de ser extraditado a Suecia, que lo reclama por delitos sexuales

Patiño indicó que Assange le envió una carta a Correa en la que explica las razones de su petición de asilo político. «La persecución de la que soy objeto en distintos países deriva no sólo de mis ideas y mis acciones sino de mi trabajo al publicar información que compromete a los poderosos, de publicar la verdad y con ello desenmascarar corrupción y graves abusos a los derechos humanos alrededor del mundo», señala el texto, leído a los periodistas por el ministro ecuatoriano.

El fundador de WikiLeaks, de nacionalidad australiana y con residencia en el Reino Unido, dice que ve «imposible» regresar a Australia, tras la «lamentable declaración efectiva de abandono» recibida por las autoridades de ese país.

«El Gobierno de Ecuador se encuentra evaluando el pedido del señor Julian Assange y cualquier decisión que adopte sobre el mismo tendrá en cuenta el respeto a las normas y principios del derecho internacional, así como la tradicional política de Ecuador de precautelar los derechos humanos», dijo el canciller, que no aceptó preguntas de la prensa.

La semana pasada, Assange agotó su batalla legal en el Reino Unido para evitar la extradición a Suecia, donde está acusado de delitos sexuales, al ver rechazada por el Tribunal Supremo su petición para reabrir el caso.

Estocolmo reclama a Assange, que divulgó en WikiLeaks miles de documentos comprometedores para los gobiernos del mundo, por presunta violación y acoso a dos mujeres a las que conoció durante un viaje en agosto de 2010.

«Amenazas de muerte, boicot económico y la posibilidad de ser entregado a las autoridades de los Estados Unidos de América por autoridades británicas, suecas o australianas, hacen que busque en territorio ecuatoriano el asilo político y la protección para permitirme continuar con mi misión en un territorio de paz», indicó Assange en la carta.

El mes pasado, el fundador de WikiLeaks entrevistó a Correa en su programa televisivo y dejó entrever que su vida corría peligro y afirmó que no se dejará asesinar. En noviembre de 2010, el presidente ecuatoriano debió desmentir a su vicecanciller, Kintto Lucas, quien había asegurado que su gobierno analizaba darle refugio a Assange.

Infobae

Deja una respuesta