Al menos 91 personas murieron y 150 resultaron heridas hoy en más de 12 ataques y explosiones en el centro y norte del país, informaron las autoridades. Es una de las peores oleadas de ataques que se registraron en mucho tiempo y coincide con la celebración del Ramadán.

Por:
INFOnews

La ola de ataques coincide con el mes sagrado musulmán de Ramadán, que comenzó hace tres días.

El hecho más grave se produjo en Al Doloiya, cerca de Tikrit, unos 80 kilómetros al norte de Bagdad, en un cuartel del ejército. Los insurgentes lanzaron granadas contra el lugar y luego se enfrentaron con los militares. Murieron 15 soldados y cuatro quedaron heridos.

A su vez, seis personas murieron y 32 resultaron heridas en una serie de explosiones de coches bomba en Bakuba y en Chan Bani, 60 kilómetros al noreste de la capital. Entre los muertos hay dos soldados.

En la norteña ciudad de Kirkuk estallaron entretanto ocho coches bomba, que dejaron ocho muertos y 35 heridos.

En Bagdad, un explosivo colocado en la calle dejó cinco heridos en un barrio residencial.

La ola de violencia comenzó ya el domingo por la tarde, cuando una serie de bombas sacudió el país y dejó nueve muertos.

Si bien el derramamiento de sangre se ha reducido mucho en Irak en los últimos años, sigue habiendo ataques casi a diario en medio de un estancamiento político debido al enfrentamiento entre los dirigentes chiitas y sunitas.

Es habitual que los extremistas recrudezcan sus ataques durante el Ramadán.

Deja una respuesta