El dirigente del PRO se lanzó por la gobernación de Buenos Aires y criticó al sector K. Mientras juega al tejo, habla de Cobos, Carrió y Camaño.

Rodeado de cuadros del PRO, entre ellos la diputada Soledad Martínez, Jorge Macri juega al tejo en las playas de Pinamar. Si bien perdió, sabe que no puede borrar la sonrisa para las cámaras. A metros del mar habla con Perfil.com y dispara: “La campaña que hace Scioli es escándalosa, por cada cartel que estoy viendo puesto por Scioli podríamos tener un patrullero nuevo”.

– ¿Qué balance hace del 2010 en cuanto a la política nacional?
– Hay un antes y un después de la muerte de Néstor Kirchner. Hasta ese momento el ordenador de la política del oficialismo era él. A partir de su fallecimiento hay una incógnita que aún persiste, que es qué pasará con el kirchnerismo. Hay especulación desde ese sector y algunos personajes de la oposición que quedaron desdibujados.

– ¿Cómo quiénes?
– Para Carrió y Cobos hacer política sin Kirchner en escena es muy difícil.

– ¿Se quedaron sin contrincante?
– Sí, sobre todo sin ese hombre que generaba conflicto todo el día. El grito y la queja constante de Carrió no desentonaba y hoy sí.

-Y en cuánto al PRO, ¿qué balance hace del año que pasó?
– Fue un año de consolidación, difícil, en el cual el kirchnerismo hizo lo imposible para complicarnos la gestión pero lo único que logró fue fortalecer a Mauricio.

– ¿Qué complicaciones?
– Desde la toma de las escuelas, la confrontación, señalar a Mauricio como enemigo, las marchas hacia la Casa de Gobierno, los piquetes, marca la conflictividad social que administra el kirchnerismo en la Ciudad. Eso creo que fortaleció a Mauricio como alternativa a Kirchner.

– Usted ya se lanzó por la gobernación. Hace unos días se reunió con Graciela Caamaño y el equipo de De Narváez. ¿Qué obtuvo de eso?
– Quedó una buena relación. Los equipos se van ajuntar el 13 en Mar del Plata y en febrero habrá un cierre junto a Caamaño para coordinar políticas de seguridad como en su momento también hicimos con Francisco.

– Pero ella también quiere ser gobernadora…
– Sí, y está bueno. Después veremos cuál es el frente que se arma.

– ¿Cuál es su fórmula ideal?
– Yo lo que quiero es que un espacio nuevo gobierne la provincia. Scioli no le da resultados a los bonaerenses.

– Hablar de un espacio nuevo con Caamaño que viene del duhaldismo, ¿eso le parece algo nuevo?
– Sí, estamos con gente nueva de la política, que no hacía y hoy está en puestos importantes como muchos diputados provinciales del PRO que están muy bien. Apostamos a lograr acuerdos políticos.

– ¿Es necesario lograr acuerdos con el duhaldismo para poder gobernar la provincia?
– (Silencio) No, es necesario lograr acuerdos con fuerzas con quienes coincidamos para darles solución a los vecinos. No es un problema de gobernabilidad.

– ¿Cuál cree que será su principal rival en la provincia?
– Scioli. Vamos a competir contra él. Somos nosotros contra el oficialismo.

– ¿Massa y Randazzo quedarían en un segundo plano?
– Es que Scioli mide muy bien en las encuestas y es gobernador. Además administra los fondos públicos. Está haciendo una campaña que es escandalosa.

– ¿Por qué?
– Es simple. Por cada cartel que estoy viendo puesto por Scioli podríamos tener un patrullero nuevo en la provincia.

Fuente: Perfil.com.

Por Marta

Deja una respuesta