Al menos 13 muertos y más de 75 heridos fue el saldo de cuatro atentados con coches bomba en distintos barrios de mayoría chiíta en el noroeste de Bagdad, una escalada que no cesa tras la retirada de las tropas de Estados Unidos que ocuparon Irak hasta diciembre último.

La primera explosión se registró cerca de un grupo de personas que estaban esperando para solicitar un puesto de trabajo en Ciudad Sadr, fuerte enclave chiíta, que causó al menos ocho muertos y 24 heridos, según fuentes médicas y policiales citadas por Europa Press.

La segunda detonación tuvo lugar cerca del cruce de dos avenidas muy transitadas, también en Ciudad Sadr, y causó al menos dos muertos y 26 heridos, según las fuentes citadas.

En los otros dos atentados, dos coches bomba detonaron causando tres muertos y 25 heridos en otros puntos del noroeste de la capital.

Una de las explosiones se produjo cerca de dos colegios del distrito de Shula y la otra en una abarrotada calle comercial de Hurriya, ambos populosos barrios de Bagdad.

Los de hoy, se suman a la seguidilla de atentados que se incrementaron en Irak tras la retirada de las fuerzas estadounidenses que ocuparon el país hasta diciembre último, y espejo de la pugna política e interreligiosa que sacude al país.

Télam

Deja una respuesta