A lo resuelto en diciembre podría sumarsele un segundo incremento salarial que dependerá de las paritarias de los empleados del Congreso y, desde ya, de una decisión política de los mismos parlamentarios.

Al polémico incremento de las dietas de los diputados y senadores nacionales podría sumársele un nuevo aumento en base a las negociaciones sindicales que tendrán en marzo los empleados del Congreso.

Es que en base a la resolución firmada por Amado Boudou y Julián Domínguez, presidentes de la Cámara alta y baja, respectivamente, se estableció que las dietas de los legisladores deberán ser superiores en un 20 por ciento al sueldo que percibe un director de máxima jerarquía del Congreso, incluyendo su antigüedad y título universitario.

Era, entre otros, un viejo reclamo de muchos parlamentarios que expresaron su acuerdo a Domínguez a fines de diciembre pasado, cuando se decidió que los sueldos netos de los legisladores que estaban fijados entre 10 mil y 15 mil pesos se ubicasen entre los 30 y los 35 mil pesos.

Ahora bien, los nuevos salarios que podrían surgir de las paritarias de los empleados legislativos se trasladarían automáticamente en un segundo aumento de un 20 por ciento en las dietas de los parlamentarios.

Según precisó la directora ejecutiva de la ONG Directorio Legislativo, María Barón, el salario que un director del Congreso con categoría A1, ocho años de antigüedad y título universitario, percibía hasta junio del año pasado un ingreso mensual en bruto de 31.568 pesos.

Sobre la base de esta cifra, Barón llegó a la conclusión de que, con el 20 por ciento de diferencia, los legisladores nacionales podrían llegar a cobrar unos 47.800 pesos, incluidos los gastos de representación.

De todas maneras, dadas las repercusiones que ya tuvo la medida, el nuevo aumento dependerá de una decisión política y no tanto de la negociación sindical que mantendrán los empleados.

El aumento de diciembre

El aumento de las dietas para diputados y senadores nacionales fue resuelto en 2011, tal cual lo había adelantado parlamentario.com. Era una de las propuestas del nuevo titular de la Cámara baja, Julián Domínguez, que encontró el respaldo tanto del oficialismo como de la oposición durante una reunión mantenida entre diversos bloques politicos a fines de diciembre.

Lo hicieron en respuesta al creciente descontento de la mayoría de los parlamentarios que denunciaban un fuerte atraso en sus dietas, además de que muchos cobraban menos que un empleado legislativo.

Sin embargo, como había anticipado parlamentario.com también se produjo una reducción del 21 por ciento en el concepto de desarraigo, pasando del 35 al 14 por ciento; y se estableció la reducción en 3.245, pesos llevando los gastos de representación de 13.245 a 10.000 pesos.

Del encuentro participaron Juliana Di Tullio (FpV), Gustavo Ferrari (Frente Peronista), Felipe Solá (Unión Peronista), Ricardo Gil Lavedra (UCR), Clauido Lozano (Unidad Popular), Gerardo Milman y Margarita Stolbizer (Gen), Martín Sabbatella (Nuevo Encuentro), Juan Carlos Zabalza (Partido Socialista), y Alfonso Prat Gay (CC).

La reunión también contó con la presencia de las autoridades de la cámara: la vicepresidenta primera, Norma Abdala de Matarazzo (Frente Cívico por Santiago); segundo, Mario Negri (UCR); y tercera, Alicia Ciciliani (Partido Socialista). Cabe destacar que no concurrió ningún diputado de los bloques Pro y Proyecto Sur.

Parlamentario

Deja una respuesta