Un crimen que derivó en un sangriento conflicto.

El hecho ocurrió en 2014. Los atacantes secuestraron y mataron a la víctima de 16 años, en Jerusalén. El asesinato atizó la tensión entre palestinos e israelíes y terminó en la guerra que causó más de 2.200 muertos en la Franja de Gaza.

Un tribunal de Jerusalén halló este lunes culpables de asesinato a dos jóvenes israelíes por secuestrar y quemar vivo en 2014 a un adolescente palestino, un crimen que alimentó la escalada de violencia previa a la guerra de Gaza del año pasado.

El pronunciamiento sobre el tercer acusado, Yosef Haim Ben David, de 31 años, considerado el instigador y principal ejecutor del crimen, fue aplazado a la espera de una evaluación psiquiátrica. Una decisión que ha provocado críticas de la familia de la víctima y del movimiento islamista Hamas.

El tribunal dijo que Ben David y los otros dos acusados, que eran menores en el momento de los hechos, habían secuestrado y asesinado a Mohamad Abu Jdeir, de 16 años, en julio de 2014 en Jerusalén.

Sin embargo, los jueces no dictaron por ahora la pena. En primer lugar, el 20 de diciembre, se pronunciarán sobre Ben David, a la luz de la evaluación psiquiátrica.

Sus abogados presentaron hace tan solo unos días un documento para alegar que, debido a su estado mental, es irresponsable penalmente.

Los jueces dictarán sentencia el 13 de enero, al menos para los otros dos acusados, que ahora tienen 18 años.

Una foto sin fecha difundida por la familia de Mohamed Abu Jedair, el adolescente palestino quemado vivo por un grupo de israelíes en 2014.

El padre de Abu Jdeir ha denunciado el aplazamiento del veredicto y ha pedido que se destruyan las casas de los tres acusados, como hace Israel con los palestinos que atacan a sus ciudadanos.

«La corte actúa de una forma con los árabes y de otra con los judíos», dijo al salir del tribunal.

Yosef Haim Ben David, un judío residente en una colonia cercana a Jerusalén, explicó a los investigadores tras su arresto que querían vengar el secuestro y asesinato, tres semanas antes, de tres adolescentes israelíes por parte de palestinos en Cisjordania ocupada.

El asesinato de Abu Jdeir atizó la tensión entre palestinos e israelíes yderivó en la guerra que causó más de 2.200 muertos en la Franja de Gaza entre julio y agosto de 2014.

El año 2014 fue el más sangriento del conflicto entre Israel y los palestinos, según la ONU.

Los dos acusados culpables de asesinato no fueron identificados por el tribunal. Sólo se sabe que uno de ellos es originario de Jerusalén y el otro de la ciudad israelí de Beit Shemesh.

Abu Jdeir fue secuestrado en Jerusalén Este, ocupada y anexionada por Israel. Su cadáver apareció quemado, horas después, en un bosque del oeste de la ciudad.

Según un informe forense, había humo en los pulmones del palestino, lo que indica que estaba vivo cuando le prendieron fuego.

Semanas antes del asesinato de Abu Jdeir, el secuestro de Naftali Frenkel, Gilad Shaer y Eyal Yifrach cerca de Hebrón, en el sur de Cisjordania, desencadenó una amplia operación israelí en la que murieron cinco palestinos y fueron arrestados cientos de ellos.

Israel atribuyó enseguida los secuestros a militantes de Hamas, el movimiento islamista que controla Gaza.

El asesinato de Abu Jdeir provocó un repunte de los ataques con cohetes desde Gaza y el inicio de una operación militar israelí contra el enclave palestino, el 8 de julio de 2014.

Hamás ha calificado el aplazamiento del juicio de «prueba del racismo del ocupante (israelí) y el amparo que da a los crímenes de los colonos».

Desde principios de octubre, Israel, Cisjordania y Gaza viven una ola de violencia que se ha cobrado la vida de 101 palestinos, incluido un árabe israelí, 17 israelíes, un estadounidense y un eritreo.

Una gran parte de los palestinos murieron cuando intentaban agredircon arma blanca a policías, soldados o ciudadanos israelíes. Otros murieron en choques con las fuerzas de seguridad o enfrentamientos con colonos judíos.

Fuente: AFP – Clarin