Fue el primer acto institucional de Carlos Mahiques, como sucesor de Ricardo Casal.

Apenas unos días luego de asumir como ministro de Justicia de María Eugenia Vidal, Carlos Mahiques encabezó el acto de egreso de 531 oficiales penitenciarios.

El acto tuvo lugar en la Escuela de Cadetes y allí Mahiques aseguraba que Vidal “apostará al crecimiento del Servicio Penitenciario, y no sólo para con las personas privadas de libertad, sino también para con el personal”.

El acto cobra relevancia hoy tras la fuga de los hermanos Martín y Cristian Lanatta y de Víctor Schillaci del penal de General Alvear. Todos habían sido condenados por la causa del Triple Crimen de General Rodríguez.

Pero además, en ese mismo acto, el propio Mahiques buscaba lograr la confianza de los penitenciarios. “A cambio de este esfuerzo que les prometemos, les exigimos, de parte de todos los integrantes del Servicio Penitenciarios: lealtad, compromiso y honradez. Cualquier renuncia a estos principios no habrá de ser tolerada”, decía el ministro.

En ese acto, el ministro les prometió crear las mejores condiciones posibles para el desempeño de los penitenciarios a quienes consideró como “los garantes de la seguridad en las prisiones y de la humanización en el cumplimiento de las penas”.

“Por eso –continuó el ministro- vamos a trabajar en el mejoramiento edilicio y en las condiciones de trabajo, en un incremento salarial y acompañado con sanciones de nuevas leyes”.

En el acto estuvieron la Jefa del Servicio Penitenciario, María Florencia Piermarini; miembros del Consejo Asesor Educativo, la Plana Mayor del Servicio Penitenciario y el Director General de Formación y Capacitación del Instituto Superior de Formación Técnica N° 6001.

lapoliticaonline.com