Derribado sobre una cama de hospital, Gustavo Cerati difícilmente evoca a la paradójica figura que profesaba el amor a la música ligera mientras tocaba su guitarra con fuerza. El bebedor de Jugo de luna ya no es la figura monumental que describía una intemperie de erotismo perverso, habitada por un solitario adicto a la pornografía o un voyeur observando un placer inalcanzable.

Cerati, como sus héroes, David Bowie, Pink Floyd, King Crimson, Led Zeppelin, transgresores que rompieron con las rosas rojas y los calendarios de amor, basó su música en devastar lo establecido proponiendo nuevas formas de componer, nuevos temas de qué hablar; Alberto Cortez había agotado el amor y la nostalgia.

Gustavo Adrián Cerati Clark dijo en entrevista a EL UNIVERSAL el 3 de septiembre de 2009: “No tengo para nada la vida resuelta”; tenía razón. Hay Cosas Imposibles de imaginar, como el accidente cerebrovascular (ACV) que lo afectaría tras un recital en Caracas, Venezuela, el 16 de mayo de 2010.

Esa noche, el rockero argentino que nació el 11 de agosto de 1959, horas después de presentarse en el estadio de la Universidad Simón Bolívar, sufrió un evento “vascular isquémico”, con asfixia de expresión y problemas para hablar. Fue trasladado de inmediato a la clínica privada Centro Médico Docente La Trinidad.

¿Qué pasaría con Cerati? No se sabía con exactitud. El 18 de mayo, el músico “referente para entender el rock en español” fue sometido a una intervención quirúrgica de emergencia para descomprimir su cerebro. El 22 de mayo se le reportó estable. Al día siguiente se le realizó una traqueotomía para manejar el manejo de sus secreciones. Afuera, en La ciudad de la furia, personajes como Andrés Calamaro, Charly García mandaban sus mejores deseos para él. Sus seguidores lanzaron en la red la propuesta de colocar un moño verde para conmemorar el cumpleaños del músico, el 11 de agosto.

Zeta Bosio, ex bajista de Soda Stéreo, habló en septiembre y dijo que Cerati:»No se ha eclipsado, su tamaño como artista ha crecido enormemente. Es muy feo lo que sucedió, cómo se dieron las cosas, de forma inesperada, con estas consecuencias, por el momento, tan graves». Los días siguieron y el músico que, según fuentes periodísticas padeció una trombosis en 2006, no reportó mejorías notables. Fue trasladado de Venezuela a Argentina, primero al Instituto Fleni y luego a la Clínica Alcla, donde permanece actualmente.

Durante este tiempo rumores y opiniones sobre Cerati se han podido leer. El 28 de septiembre el diario de Costa Rica, La Nación, lanzó por internet la nota de que el también compositor y productor musical había fallecido, ante esto la familia del hombre que en su infancia creó el cómic Supercerebro pidió no difundir información sin verificar. Además, muestras de admiración y “antifanáticas” han circulado en la red: “Cerati es Dios”, “No es el mejor músico, lo respeto, pero no exageren”; “Sería una gran pérdida”, “¿Quién es ese Cerati?”.

El 3 de diciembre los médicos informaron que el hombre de 51 años que estudió Publicidad en la Universidad del Salvador, presentaba signos de reacción a estímulos térmicos. Ya en junio, su amigo, el músico Leo García, había visto que Cerati respondía a estímulos musicales.

¿Cuándo pasará el temblor para Cerati? Es incierto. Mientras, quienes gustan de su música recuerdan que Gustavo: aprendió a tocar la guitarra escuchando canciones de Mercedes Sosa, a quien ve como “la madre tierra”: practicaba natación y atletismo; formó parte de Morgan y Stress (donde estuvo también Andrés Calamaro) antes de integrar a Soda Stéreo en 1982 con Héctor Zeta Bosio y Charly Alberti; en 1993 lanzó Amor Amarillo, su primer trabajo en solitario; en 1997 concluyó la etapa Soda (aunque se reencontraron en 2007 con la gira Me verás volver) y se acercó a la música electrónica con Plan V; luego, trabajó en sus discos solistas como Bocanada, Siempre es hoy, Ahí Vamos y Fuerza Natural; su trayectoria ha sido reconocida con premios Grammy Latino y el Gardel de Oro.

El padre de Lisa y Benito que usa guitarras como la PRS Custom Multifoil, G&L Legacy HB, Fender Telecaster, Jackson Soloist y Gibson Les Paul y ha colaborado con Charly García, Shakira y Roger Waters, por citar algunos, sabe que “Dios es bipolar”, su personalidad “desinhibida, eléctrica, inagotable, frenética” aún es aclamada por los que quieren seguir asomándose a su Persiana americana para decirle “Gracias totales”.

Fuente: El Universal

Por Leo

Deja una respuesta