Además, dijo que «si hubiésemos puesto más la marchita» peronista, el FpV no hubiera perdido en las urnas.

Guillermo Moreno, el controvertido ex secretario de Comercio kirchnerista, reivindicó su particular estilo confrontativo a la hora de negociar con los empresarios y analizó la derrota electoral del kirchnerismo ante Mauricio Macri.

Invitado al piso de radio América, al programa de Dady Brieva, contó cómo eran las negociaciones con los empresarios durante su gestión y afirmó en tono irónico: «Fui muy blandito». Y se arrepintió de no haber sido «más enérgico, más firme».

Y continuó ironizando: «Yo creo que al principio pedimos por favor, -es más- algunas de las cosas que me pasaron es porque fui flojito, decía Kirchner que yo era Lassie«.

Además, desmintió haber puesto un arma sobre el escritorio, en medio de una discusión con empresarios: «A vos te parece que es necesario poner un arma arriba de la mesa con muchachos que se hacen las uñas todos los días, esas son tonterías», señaló.

Moreno también hizo un análisis de la derrota en las elecciones presidenciales contra Mauricio Macri y se lamentó de haber quedado a poco del triunfo. «Estuvimos ahí; si hubiésemos hecho una ingeniería electoral o hubiésemos pegado un poco más ‘viva Perón’ o hubiésemos puesto la marchita».

Al ser consultado si Daniel Scioli fue el mejor candidato, no dudó: «Fue el candidato que eligió la Presidenta y nosotros acompañamos».

Moreno definió al matrimonio presidencial como «una pareja fantástica», pero se consideró como un «cuñado» dentro de la familia Kirchner y «cuando la familia toma decisiones, el cuñado queda afuera».

Fuente: Clarin