El crack argentino Lionel Messi sostuvo que el técnico del Barcelona, Pep Guardiola, es «más importante» que él para el equipo, al tiempo que advirtió que marcar cinco goles en un mismo partido “es muy difícil que se vuelva a repetir”, en medio de la euforia colectiva que desató su genialidad en el último partido de Champions League.

Y recordó que no es bueno seguir cargando contra los árbitros porque “su trabajo normalmente es difícil y lo es más cuando están “presionados por el Real Madrid y el Barcelona”.

“Marcar cinco goles en videojuego es más fácil que en un partido. Es muy difícil que se vuelva a repetir”, aseguró hoy el rosarino en la presentación de un proyecto de su fundación y de un nuevo juego de consola que utiliza su imagen, el FIFA Street.

Generoso dentro y fuera de la cancha, Messi apareció en público sin los “cortos” para recordar que su único otro compromiso además del fútbol son los niños. Esta vez en un proyecto de su fundación, que renovó un polideportivo para que los jóvenes del barrio Bon Pastor de Barcelona puedan jugar allí al fútbol.

Sin embargo, la noticia de repercusión mundial sigue siendo que con sólo 24 años Messi pulveriza cada día un nuevo récord. El último la semana pasada, cuando se convirtió en el primer jugador de la historia en marcar cinco goles en un mismo partido de la Champions League, la mayor competición de clubes de Europa.

Messi destruyó al Bayer Leverkusen alemán con cinco goles en la Champions y, acto seguido, marcó un doblete ante el Racing de Santander, es decir, 7 goles en dos partidos.

“La Pulga”, que suma 50 goles esta temporada en todas las competiciones, 30 en la Liga, se encuentra además a cinco tantos de superar a César Rodríguez, el máximo artillero de la historia del Barcelona. Podría conseguir también su cuarto Balón de Oro, otra
meta que lo convierten en un mito vivo del fútbol.

Paradójicamente, todo estos números no producen en él vértigo. “No juego ni para ser el mejor de la historia ni del momento, sino para intentar hacer las cosas bien, ya sea en el Barcelona o la Selección argentina, y sobre todo para mí, porque me gusta cuando las cosas me salen bien”, remarcó, para agregar que: “No tengo miedo de lo que se dice, estoy más allá de eso, para lo bueno y lo malo”.

“Dije hace tiempo que mi objetivo no era alcanzar a César esta temporada, estoy muy cerca, quedan partidos, no me pongo una fecha, pero llegará el momento”, añadió con tranquilidad.

En cuanto a Balón de Oro se expresó en la misma línea que lo hace siempre, poniendo por delante lo colectivo. “Lo digo siempre, lo más importante para mí es a nivel de grupo, conseguir títulos, eso me permite conseguir premios a nivel personal”, subrayó.

Y ante la insistencia de la prensa, que ya no sabe con qué adjetivo describirlo, Leo pidió que hablen de él como “una persona normal, que es lo que soy”.

“Hago mi trabajo dentro de la cancha, como lo hice, lo hago y lo voy a seguir haciendo siempre, y me rodeo de la gente que quiero”, dijo el argentino.

Es más, Messi aseguró, con su habitual humildad, que “Guardiola sin duda es más importante” que él para el equipo.
“Desde que llegó cambió todo para nosotros, para el club, se consiguió todo lo que se consiguió, para mí es fundamental en este proyecto”, remarcó.

Por eso, no dudó en sumarse a los jugadores del equipo que insisten en pedir su renovación como entrenador. “Ya lo dijimos muchas veces, queremos que siga con nosotros. Pero él es el que decide, y estamos tranquilos”, indicó.

Pero sus palabras fueron más que un apoyo a su continuidad, un reconocimiento a todo lo que significa “Pep” para él y el equipo. “Sería muy diferente sin él, o que otro entrenador haga lo que él consiguió acá. Jugamos de esta manera hace cuatro años porque él lo quiso así”, afirmó con orgullo.

Aún así, Messi recordó que no sólo Guardiola es la clave de su propio éxito. Xavi también tiene un papel fundamental. Pero ¿en qué medida tiene influencia sobre su propio juego? Según sus propias palabras es “muchísima”, sin quitar mérito al resto de sus compañeros a los que considera una “maravilla”.

“Me divierto tanto en los entrenamientos como en los partidos”, explicó como si se tratara, al menos para él, de un simple juego y también se refirió a los árbitros de la Liga española, afirmando que “en los últimos tiempos se les puso las cosas difíciles porque se está hablando mucho de ellos”

“Ya es difícil el trabajo de ellos normalmente y mucho más teniendo la presión que tienen, del Real Madrid o Barcelona”, indicó sin pelos en la lengua aunque siendo políticamente correcto.
“Hablar tanto de los árbitros creo que nos perjudicó a todos”, insistió.

No obstante, aseguró que esto no tienen nada que ver con que el Madrid esté a diez puntos de la Liga. En ese sentido, Messi fue autocrítico: “dejamos escapar muchos puntos, el Madrid está muy fuerte y no pierde, hay que verlo así”.

A pesar de ello, y en que la Liga está “complicada”, Leo subrayó que el Barcelona tiene la obligación de seguir luchando.
“Hay que pensar en lo que queda, está difícil pero tenemos la obligación de intentarlo, por si el Real Madrid pierde puntos”, concluyó.

Télam

Deja una respuesta