El conflicto en Oriente Medio.Lo hicieron Hamas, que gobierna en Gaza, y el Frente Democrático para la Liberación. Alerta máxima en Jerusalén.

Ana Garralda. Jerusalén

Varios partidos políticos palestinos llamaron a la celebración de un “viernes de la ira” para protestar hoy contra las medidas draconianas que acaba de adoptar el Gobierno de Israel de cara a sofocar la ola de violencia que comenzó el pasado 1° de octubre y que ya se ha cobrado la vida de 32 palestinos (incluidos varios atacantes) y 7 israelíes. Tanto el movimiento islamista Hamas, que gobierna en la Franja de Gaza desde junio de 2007, como el Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP), han amenazado con avivar los disturbios a lo largo de una jornada que podría resultar sangrienta.

Entre las medidas adoptadas hasta la fecha por el ejecutivo hebreo se cuentan el despliegue de efectivos militares en las principales ciudades para complementar las funciones de la policía nacional y de la guardia de fronteras, el control de todos los accesos a los barrios palestinos de Jerusalén Oriental, la reactivación de las demoliciones de las viviendas familiares de los atacantes, la revocación de sus permisos de residencia (en el caso de los palestinos de Jerusalén) y la retención de los cadáveres de aquellos que resulten muertos por disparos de las fuerzas de seguridad con el objeto de evitar que sus funerales sirvan para hacer apología de la violencia.

Según las investigaciones del servicio de seguridad interior, los autores de los apuñalamientos de las últimas dos semanas presentan perfiles similares. Jóvenes de entre 15 y 20 años, que han ido a la escuela e incluso han comenzado estudios universitarios, que sienten que tienen que hacer algo por la causa palestina tras más de cuatro décadas de ocupación. Una mezcla explosiva, muy difícil de detectar, dado que no tienen antecedentes penales, ni conexiones familiares con organizaciones terroristas, ni están afiliados a ningún partido político.

En una conferencia de prensa dirigida a los corresponsales extranjeros, el ministro de Infraestructuras, Energía y Agua, Yuval Steinitz –que participa en las reuniones del gabinete de seguridad– dijo que la principal motivación que lleva a estos jóvenes a atacar a israelíes reside en la constante incitación a la violencia que se reproduce en los libros de texto, emisoras de radio y canales de televisión palestinos, así como en las redes sociales. En opinión de Steinitz, la política de disparar a matar a los jóvenes palestinos que empuñen un cuchillo que está aplicando la policía resulta justa y necesaria.

En cambio, para las principales organizaciones de derechos humanos israelíes resulta excesiva y desproporcionada. En un comunicado difundido por B´Tselem y firmado por otras ocho organizaciones –entre ellas la sección local de Amnistía Internacional, el Comité Público contra la Tortura y la Asociación de Derechos Civiles en Israel– han criticado la táctica de disparar a matar, utilizada incluso contra mujeres y menores. El comunicado las califica de “ejecuciones extrajudiciales” de sospechosos, señalando que si en algún momento el agresor ha sido un judío la policía no ha disparado –lo que implica una doble vara de medir– y solicitando al gobierno de Benjamin Netanyahu un cambio de política.

Para estas organizaciones de derechos humanos son precisamente algunos miembros del gabinete, como el ministro de Seguridad Interior Gilad Erdan –al que atribuyen haber dicho que “todo terrorista ha de saber que no sobrevivirá al ataque que está a punto de perpetrar”–, los que están incitando al uso excesivo y desproporcionado de la represión policial. También algunos políticos de la oposición, como el líder del partido Yesh Atid, el periodista Yair Lapid, que ha conminado públicamente a las fuerzas de seguridad “a disparar a matar a cualquiera que empuñe un cuchillo o un destornillador”.

Así las cosas, el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, anunció que tiene previsto viajar en breve a Oriente Medio con el fin de que la diplomacia ayude a que “nos alejemos del precipicio”.

Fuente: Clarin