La agencia Fitch le bajó la nota de solvencia porque estima que caerá en cesación de pagos.

Atenas. Afp, Dpa, Ansa Y Ap

Un día después de que Grecia llegara al colmo de ceder su soberanía fiscal casi por completo a cambio de un nuevo rescate para evitar el default, la agencia Fitch desbarató las pocas ilusiones creadas con este endeble acuerdo y bajó abruptamente la nota de solvencia dos escalones, de “CCC” pasó a “C”. Lo peor fue el argumento utilizado por la agencia estadounidense: sostuvo que, pese a todo, el país sigue al borde de la bancarrota .

El informe de la calificadora estadounidense es lapidario con el acuerdo impulsado por el Banco Central Europeo, el FMI y la Comisión Europea para evitar el default griego. El martes, la Eurozona dio luz verde a un paquete de préstamos de 130.000 millones de euros y la condonación “voluntaria” de unos 107.000 millones de la deuda en manos de acreedores privados: bancos, seguros, fondos de inversión. Para recibir esa ayuda Grecia tuvo que aceptar la vigilancia permanente de la UE y el FMI en Atenas, una especie de comisariato político que se encarga de vigilar que la recaudación vaya a parar al pago de la deuda.

Los analistas de Fitch consideran que, si ese acuerdo se lleva finalmente a cabo –aún hay varios pasos que deben cumplirse–, supondría una reestructuración forzosa de la deuda y, en consecuencia, “lanzaría el proceso de revisión” de las notas de Grecia. Y agrega que “una cesación de pagos es muy probable a corto plazo” en el país, por lo que su nota pasaría en un primer momento a “default parcial” y la de los títulos afectados por la operación de canje a “D”, es decir, a default.

En medio de este descalabro y de las constantes manifestaciones populares en contra, el gobierno griego envió al Congreso un nuevo plan de ajuste que contempla una baja adicional de gastos por 3.200 millones de euros , incluyendo un “tijeretazo” de 400 millones de euros en las ya depredadas jubilaciones y de más de 170 millones en educación y salud. Además, revisó al alza el déficit público previsto para 2012: lo ubicó en el 6,7 % del PBI, frente al 5,4 % anunciado antes.

Clarín

Deja una respuesta