Por primera vez, el macrismo admite tener de sobra en la Legislatura los votos necesarios para unificar las elecciones porteñas con la nacional del 23 de octubre. Sobre la base de esa interpretación legal, y con 39 voluntades aseguradas, Mauricio Macri avanzará para celebrar los comicios presidenciales, la elección para jefe de Gobierno porteño y también para las comunas en un mismo día.

La información fue confirmada por el legislador PRO Martín Ocampo, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Legislatura. «Con 31 votos estamos en condiciones de modificar la ley y unificar las elecciones nacionales con las de la Capital Federal», confirmó a este diario Ocampo. El diputado radical macrista explicó que, al no tratarse de la reforma de un Código Electoral, que demanda una mayoría especial de dos tercios, la ley puede ser modificada por mayoría simple, es decir por la mitad más uno de los legisladores presentes en el recinto.

Diagnóstico

«La Legislatura tiene un total de 60 integrantes, pero el quórum se alcanza con 31 presentes. Si el día de la sesión hubiese sólo 31, podríamos modificar la ley con 16 votos, la mitad más uno. Si están los 60, con 31 votos ya podríamos unificar las elecciones», explicó Ocampo. El jefe del bloque PRO, Cristian Ritondo, terminó de confirmar el diagnóstico: «En este momento tenemos 39 votos asegurados, 24 nuestros y 15 de otros partidos».

El macrismo inició una ronda de consultas con abogados constitucionalistas para definir la ingeniería electoral que llevará adelante en la Legislatura para unificar las elecciones. Los nombres de estos especialistas fueron mantenidos en el anonimato, pero la conclusión fue que la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires solo exige una mayoría especial de dos tercios del total de la Legislatura, es decir, 40 votos, en los casos de modificación de un Código Electoral, pero no de una ley electoral. El diagnóstico de Ocampo y de los constitucionalistas consultados por PRO se basó en el artículo 82, inciso 2, de la carta magna porteña: «Con la mayoría de los dos tercios del total de sus miembros (…) sanciona el Código Electoral y la ley de los partidos políticos».

Insistencia

«La modificación de un Código Electoral que reúne una sistematización y un conjunto de normas electorales no es lo mismo que la modificación de una ley electoral. Por eso con 31 votos estaríamos en condiciones de unificar los comicios», insistió Ocampo. La ley que intentará modificar el macrismo a partir del reinicio de las sesiones el próximo martes 22 es la 875, que dispuso que las elecciones nacionales y las porteñas deben realizarse de forma separada. Pero para completar su plan, el partido de Mauricio Macri deberá modificar, además, el artículo 1° de la Ley 3.233, que dispone la convocatoria a elecciones para las comunas el próximo 5 de junio. El bloque que comanda Ritondo deberá sumar sus 24 votos propios, otros 15 de aliados circunstanciales, dos del radicalismo, dos del denarvaísmo, dos del sabbattelismo, tres del peronismo, cuartos del kirchnerismo, uno del socialismo y otro de Martín Hourest. La resistencia al plan unificador de Macri, que cuenta con el apoyo del kirchnerismo, estará a cargo de la Coalición Cívica de Elisa Carrió.

La unificación del cronograma electoral es un paso más de Macri hacia su candidatura presidencial y parte de la estrategia para arrastrar votos para el candidato porteño del PRO, que deberá definirse entre el jefe de Gabinete capitalino, Horacio Rodríguez Larreta, y la diputada Gabriela Michetti.
Fuente: ambito.com

Por Marta

Deja una respuesta