La Paz, 11 de enero (Télam).- El vicepresidente de Bolivia, Alvaro García Linera, reclamó hoy que las autoridades de Paraguay tengan un «apego estricto a la legalidad» para resolver el caso del gobernador suspendido del departamento de Tarija, Mario Cossío.
Cossío se encuentra desde el 22 de diciembre en Asunción, donde pidió refugio al considerarse un «perseguido político», y su caso se encuentra bajo análisis por el Consejo Nacional del Refugio de Paraguay, el que debe pronunciarse por su viabilidad o rechazo.
García Linera alertó que el gobierno de Evo Morales está observando «un tipo de interferencia política que huele, por lo menos, a encubrimiento y ojalá que eso no se mantenga y se pueda proceder al tratamiento en apego estricto a la legalidad».
«Pedimos respetuosamente al conjunto de las autoridades paraguayas el apego estricto a la legalidad y no la interferencia político-personal para resolver un caso que es clarísimo favorable a Bolivia», insistió el vicepresidente.
En una entrevista citada por la Agencia Boliviana de Información (ABI), el vicepresidente dijo respecto a la permanencia de Cossío en Paraguay que el ex gobernador «recibe respaldo de algunas personas del gobierno paraguayo que nos provoca pena, lamentamos esa actitud y esperemos que estas autoridades reflexionen que están protegiendo a una persona acusada de corrupción».
«Lamentamos la actitud de algunas autoridades de nuestro hermano país de Paraguay que no logran entender la posición del señor Mario Cossío, quien no es un perseguido político, ni una persona maltratada por la ilegalidad; al contrario es un prófugo de la justicia boliviana», dijo García Linera.

Por Marta

Deja una respuesta