Richmond, que producirá la dosis Sputnik V en Argentina. Prometió 500 mil dosis semanales.

El presidente de laboratorios Richmond para América Latina Marcelo Figueiras expuso en la Cámara de Diputados su convenio con el Instituto Gamaleya de Rusia para producir Sputnik V en Argentna, con el que prometió una capacidad de producción inicial de 500 mil dosis semanales, y negó cualquier vínculo con el Estado como sugirió el ministro de Salud de la provincia Daniel Gollán.

«Me reuní con el ministro como con todos los sectores políticos para contarles lo que íbamos a ser. No puedo hablar por él y estimo que sus declaraciones fueron para colaborar. Pero lo que estoy seguro es que no hubo nada incorrecto», respondió Figueiras a la diputada del PRO Carmen Polledo, durante su exposición, por zoom, ante los diputados que asistieron al salón Delia Parodi.

Después del anuncio de la producción local de Sputnik V Gollán le dijo a la televisión pública que le había dado «el dato» a Richmond de que los laboratorios argentinos podían producir en Moscú «y se fue rápidamente para allá».

Polledo centralizó la mayoría de las preguntas de Cambiemos, abocadas a posibles beneficios otorgados por el Gobierno a Richmond mediante contactos en Moscú, que entre otras cosas permitieron un aumento de su cotización en el mercado de valores (Merval) cuando el presidente Alberto Fernández visitó la planta en febrero. «Somos el único laboratorio que cotiza y se trató de un movimiento pequeño», se excusó.

«Nuestro contrato es exclusivamente con el fondo ruso de inversión, (el instituto) Gamaleya y el laboratorio de India (Hetero). No tenemos conocimiento de un contrato nacional. Simplemente nos entregan la producción y la contratación de la fase final del proceso productivo», aclaró en su primera respuesta a las preguntas de Polledo.

La diputada había leído los contratos el Gobierno con Rusia sobre transferencia tecnológica y la supuesta elección de una planta local para producir, supervisada por técnicos enviados por Vladimir Putin.

 

Figueiras sólo reconoció la intervención de la Nación para el transporte, que aceptó con la garantía de que no haya un incremento de precios. Pero negó que en Moscú hayan elegido la planta de los laboratorios Martínez Ríos: «Estaba habilitada para la producción de vacuas por el Anmat. Fue un acto patriótico porque podría facturar más con otras actividades».

Nuestra relación es exclusivamente con el fondo ruso de inversión, (el instituto) Gamaleya y el laboratorio de India (Hetero). No tenemos conocimiento de un contrato nacional.

 

«Nos invitaron a participar y creímos conveniente aportar la capacidad científica y técnica. El mundo va a necesitar 14 mil millones de vacunas y comenzamos el trabajo con el fondo de inversión. Pero no tuvimos ningún contacto contractual con el Gobierno», insistió, ante un pedido de aclaración de la diputada del PRO.

 

Figueiras había iniciado su exposición con un reclamo de promoción impositiva para continuar con el proyecto. «Quienes producen, vacunan; y quienes no, esperan», se presentó desde la pantalla y pidió una ley de exención impositiva.

«Sólo por este proyecto pagaríamos 10 millones de dólares de derechos de importación de maquinaria productiva. Mientras que autoridades de otros países nos llaman en forma privada y, ustedes ven, pública, para que invirtamos en otras condiciones en el extranjero. Pero somos de aquí y aquí nos quedamos. Simplemente respetuosamente me animo a mencionar el punto para beneficio de todos los argentinos vía generación de empleo y de riqueza», señaló.

No será fácil que la consiga con la resistencia de Cambiemos. Antes de despedirse, Mario Negri, jefe de Cambiemos pidió no hablar de nacionalismo, porque se trata de «fasonería», como se llama a la producción industrial para terceros.

Anticipó que el laboratorio tiene una capacidad de producción de 500 millones de dosis, suficiente para exportar a América Latina, pero inicialmente se podrá elaborar 500 mil semanales de Sputnik V «de los dos componentes», con 5 millones por mes.

«No hemos obtenido ninguna financiación, todo lo que hicimos hasta ahora fue con capital propio. Estamos por supuesto invirtiendo de nuestro capital corriente en esto, en término de compras adelantadas de frascos y muchísimas adaptaciones que tuvimos que hacer. Compra de freezers, de todo, con el apoyo de todas las empresa», respondió ante una pregunta de Carla Carrizo por posible monopolio. «Hay mucha competencia con laboratorios internacionales», aclaró.

El oficialista Pablo Yedlin lo consultó sobre la posibilidad de producir el antígeno en el país, pero Figueiras le aclaró que no será fácil. «La producción de vacunas es muy sensible y se debe contar con un equipo calificado. En la primera etapa nos han transferido el formulado final».

La politica on Line

Por admin