Familiares y amigos de las víctimas de la tragedia de Once denunciaron hoy que el Gobierno «ha mantenido o reforzado sus vínculos con los procesados» por el siniestro, al cumplirse 31 meses del accidente que costó la vida a 51 personas y causó heridas a más de 700.

Al leer un documento en la terminal donde se produjo el choque, los familiares dijeron estar «cada vez más convencidos de que los procesados tendrán, tarde o temprano, un lugar asegurado tras las rejas».

«Sin embargo parece que el Gobierno no piensa lo mismo, y ha mantenido o reforzado sus vínculos con los procesados. Y decir esto no es atentar contra el gobierno de Cristina Fernández. Es, simplemente, decir la verdad. Y eso les molesta», denunciaron.

Los familiares hicieron hincapié en el nombramiento de Eduardo Sícaro como colaborador del subsecretario de Gestión Administrativa del Transporte dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación, Gerardo Otero, l que «no hace otra cosa que remarcar lo que desde un primer momento hemos señalado, que los vínculos entre el Poder Ejecutivo y los procesados por la Tragedia de Once se mantienen intactos».

«Sícaro, ex interventor de la CNRT al momento de la masacre anunciada de Once, vuelve a trabajar para el Gobierno Nacional, traído de la mano, una vez más, por el ministro de Interior y Transporte», Florencio Randazzo.

En su documento, recordaron que cuando Randazzo fue consultado en una entrevista sobre el nombramiento, señaló que «es absolutamente injusto y una hijaputez que cuando alguien tiene un proceso por una tragedia se lo condena a que haya que sacarlo de la sociedad, cambiemos la Constitución entonces. No tiene un cargo público, colabora con un funcionario».

«Con marcado cinismo, (Randazzo) señaló que el procesado es colaborador y no funcionario, como si su desempeño no se diese de igual manera en un área del Estado argentino», fustigaron.

La tragedia de Once se produjo a las 8.32 del 22 de febrero de 2012, cuando una formación impactó contra el andén, hecho que se convirtió en la tercera tragedia de la historia ferroviaria nacional, con 51 fallecidos y más de 700 heridos.

«Lo que Randazzo no entiende, o no quiere entender, es que nosotros, y una gran parte de la sociedad, repudiamos que el Gobierno sostenga sus lazos con los procesados. Sícaro tiene todo su derecho a trabajar, pero no podemos entender que el Gobierno le dé lugar para ello. No se trata de condenar de antemano, sino de que el Gobierno muestre claros signos de imparcialidad a una sociedad que necesita y espera un fallo ejemplificador», reclamaron los familiares.

En esa línea, agregaron que los procesados «tienen otro aliado dentro del Gobierno, el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde. Hace unos días confirmamos que nuestra aerolínea de bandera mantiene lazos comerciales con una firma que pertenece a los hermanos Cirigliano. En un convenio entre empresas, gratifica a quienes utilicen los servicios de la empresa de buses de lujo Red Coach en Miami». «Otra vez, decisiones políticas y económicas son tomadas deliberadamente en favor de aquellos que nunca dejaron de ser sus socios. Sícaro, Cirigliano. Dos apellidos que para nosotros significan muerte y dolor, para el Gobierno, por el contrario, son sinónimos de lo mismo de siempre: amiguismo, complicidad y negocios», concluyeron.

Fuente: www.diariohoy.net