Confuso episodio.

Ocurrió en una zona de aviones estacionados. Se desconocen las circunstancias del hecho. Pudo haber sido una bomba o un proyectil lanzado desde afuera. Dos empleadas de limpieza resultaron herdias. Luego una murió. Tres aeronaves resultaron dañadas.

Una bomba estalló esta madrugada en el aeropuerto Sabiha Gökçen de Estambul. Dos empleadas de limpieza resultaron heridas, pero más tarde una de ellas murió, informó hoy el diario «Hürriyet».

La explosión, cuyas causas aún se desconocen, se produjo entre los aviones estacionados en el aeropuerto, situado en la parte asiática de la ciudad, según confirmó la compañía Pegasus, propietaria del aparato que sufrió los mayores daños.

También resultó afectado otro avión, situado en una puerta de embarque a 350 metros, y un tercero, a 180 metros de distancia, causando daños en el fuselaje y las ventanas de los aparatos, asegura el citado diario.

La explosión tuvo lugar a las 02.05 hora local  y causó heridas de gravedad en la cabeza a la trabajadora Zehra Yamaç, que murió horas después en el hospital, y en la mano a la otra limpiadora, Canan Burgulu, cuya vida no corre peligro.

«Durante la explosión sufrieron heridas dos empleadas nuestras de limpieza, en un avión de Pegasus que se hallaba cerca del lugar donde tuvo lugar la explosión», señaló la citada aerolínea en un comunicado.

«No había pasajeros en el interior del puente de embarque o en nuestro avión», agregó la compañía.

Después de la explosión la Policía reforzó las medidas de seguridad en las cercanías del aeropuerto, registrando vehículos y sometiendo a los viajeros a controles adicionales.

Las fuerzas de seguridad han abierto una investigación para determinar lo ocurrido e, incluso, no se descarta la posibilidad de que la explosión fuera causada por un proyectil lanzado desde fuera del aeropuerto, indica Hürriyet.

Algunos testigos citados por el diario indican que oyeron tres explosiones.

La dirección del aeropuerto ha informado en un comunicado que los aviones han podido despegar y aterrizar sin problemas y que el aeropuerto funciona con normalidad.

Sabiha Gökçen es el menor de los dos aeropuertos de Estambul, dedicado principalmente a vuelos internos, aunque también es empleado por algunas compañías internacionales, y tiene poca actividad durante la madrugada.

(Fuente: agencias) – Clarin