La Comisión Europea fue tajante al subrayar que la independencia de cualquier región de un Estado miembro obligaría al nuevo país a solicitar el ingreso si quisiera continuar dentro del bloque.

Así lo expresó la portavoz del Ejecutivo comunitario, Pia Ahrenkilde, quien hizo hincapié en que en Bruselas «no hay declaraciones preparadas» ante la consulta y en que se está «a la espera de la decisión del pueblo escocés» sobre algo que es «un asunto interno» del Reino Unido, según informó la agencia de noticias EFE.

La Comisión, custodia de los tratados europeos y encargada de vigilar su cumplimiento, fue tajante al subrayar en numerosas ocasiones que la independencia de cualquier región de un Estado miembro de la UE obligaría al nuevo país a solicitar el ingreso si quisiera continuar dentro del bloque.

Su actual presidente, el portugués José Manuel Durao Barroso, dijo -en línea similar- que si una parte de un Estado miembro alcanza la independencia pasaría a ser un «tercer país» con respecto a la Unión y dejaría de pertenecer a ella, y los Tratados dejarían de ser aplicables en su territorio.

La Comisión también subrayó que sólo se pronunciará sobre un proceso de este tipo el día que reciba del Estado miembro en cuestión un escenario jurídico detallado, por lo que antes de ello rechaza hacer especulaciones o comentar escenarios hipotéticos.

Consecuentemente, fuentes comunitarias señalaron que el Ejecutivo comunitario dará explicaciones sobre su posición mañana, una vez se conozcan los resultados, si la respuesta de la ciudadanía escocesa es favorable a la independencia del Reino Unido.

Otras personalidades comunitarias como el presidente electo de la CE, el popular luxemburgués Jean-Claude Juncker, o el presidente del Parlamento Europeo (PE), el socialdemócrata alemán Martin Schulz, apelaron a la unión de los europeos pero insistieron en que son asuntos de orden interno en los países en que se plantean.

En las bancadas de la Eurocámara, en tanto, fuentes del PE indicaron que «se respetará el resultado del voto pues responderá a la voluntad de los escoceses», al tiempo que indicaron que después analizarán la situación y darán a conocer su postura.

El presidente del Grupo Socialista (Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, S&D) en el PE, Gianni Pittella, por su parte, fue más tajante y señaló que «Escocia estará mejor en la Unión Europea como parte del Reino Unido».

«Estamos muy preocupados por la perspectiva del sí en el referendo escocés», indicó el jefe de filas socialistas del PE, que subrayó que en un entorno de desestabilización internacional y de persistencia de la crisis, «abandonar el Reino Unido no parece lo más sabio».

www.telam.com.ar