Denunciaron que los carabineros no exhibieron la orden de desalojo y que las marchas son reprimidas con violencia. Reclaman la gratuidad de la enseñanza y que no se criminalice la protesta.

Estudiantes de los colegios Dario Salas y del Internado Nacional Barros Arana denunciaron hoy que fuerzas especiales de Carabineros intentaron desalojar en forma violenta ambos establecimientos sin exhibir las respectivas órdenes de desalojo.

Labier Arredondo, vocera de los estudiantes del liceo Dario Salas, dijo a la versión on line del diario chileno La Nación que fuerzas policiales llegaron “con dos guanacos y un zorrillo” y comenzaron el desalojo del establecimiento en forma violenta.

Lo mismo sucedió en el Internado Nacional, desde donde Nicolás Muñoz, coordinador general del centro de estudiantes, consignó que un grupo de Carabineros buscó evitar la toma cuando 20 estudiantes pretendían ocupar la casa de estudio.

En ambos casos, Carabineros no presentó el documento firmado por el alcalde de Santiago en que se autoriza la entrada de las Fuerzas Especiales en esas casas de estudio.

Esta circunstancia alertó a los estudiantes, ya que tras reunirse ayer con el alcalde Pablo Zalaquett, éste les habría señalado que no había ningún desalojo en curso y que éstos sólo se producirían luego de una reunión en la tarde de hoy.

El lunes último los estudiantes también tomaron el Instituto Nacional pero fueron desalojados, situación que se repitió en otros establecimientos de la capital chilena.

Después del desalojo, los jóvenes marcharon hacia la Alameda, donde tuvieron que hacer frente a la violencia de los carabineros, que llevaron a varios estudiantes detenidos, entre ellos el presidente del centro de estudiantes, según consignó el sitio web El Ciudadano.

El estudiante Gabriel González denunció que “varios compañeros fueron detenidos y que niños pequeños de 12 ó 13 años fueron reprimidos brutalmente por fuerzas especiales de carabineros”.

Los estudiantes reclaman la gratuidad de la ensañanza, el rechazo a la criminalización de la protesta y repudian al intento de quitar las becas a quienes participen de los reclamos.

El movimiento estudiantil retomó con fuerza las movilizaciones iniciadas el año pasado y protagonizará el 28 de agosto próximo el paro nacional de la enseñanza junto a otros sectores de la comunidad educativa.

Télam

Deja una respuesta