Espionaje de Gils Carbó: La Alameda recusó al fiscal

El diputado porteño Gustavo Vera pidió que aparten a Franco Picardi, cuyo concurso de antecedentes para acceder al cargo está cuestionado en la justicicia. Además, fue aportante en la campaña de Cristina en 2013.

En un escrito presentado en Tribunales hace minutos, el diputado porteño y referente de la fundación antimafia La Alameda recusó al fiscal que salió sorteado para investigar su denuncia sobre supuesto espionaje ilegal sobre esa organización por parte de la actual responsable de la oficina que realiza las escuchas telefónicas judiciales, Cristina Caamaño. Vera pide que aparten a Franco Picardi porque el concurso a través del cual accedió a la fiscalía federal aún está bajo observación de la justicia.

“Eesulta innegable que el Sr. Fiscal Dr. Picardi mantiene sendas relaciones personales, sociales y políticas con varios de los denunciados en estos actuados, con lo que podrá –tranquilamente-  emitir opinión sobre los presupuestos del caso que bajo distinto perfil será nuevamente sometido a su decisión, todo lo cual da pábulo al temor de parcialidad que sustenta el planteo”, comienza la recusación.

“Cabe destacar que el Dr. Picardi se encontraba entre los elegidos tras el concurso 102 de la Procuración General de la Nación, el cual se encuentra bajo la investigación del Tribunal a su digno cargo . Allí se investiga – nada más ni nada menos-, que a la procuradora Alejandra Gils Carbó, denunciada por armar el concurso a su gusto de modo que salgan seleccionados sus elegidos.” En su momento, la designación de Picardi fue impugnada por los senadores radicales, a quienes se sumaron los del FAP y de PRO.

Cuando Picardi fue seleccionado para ocupar la fiscalía, era subsecretario de Relaciones con el Poder Judicia del ministerio de Justicia. Militante de La Cámpora y ex funcionario judicial, trabajó en una fiscalía y un juzgado de Comodoro Py.

La Alameda denunció el lunes a Caamaño y su superior, la Procuradora Alejandra Gils Carbó, por los supuestos delitos de “Asociación Ilícita, Espionaje, Extorsión y Amenazas”. Asegura que en un memo sin firma pero con el encabezado de esa dependencia, Caamaño pidió a fines de agosto vigilar las llamadas, mensajes de texto, intercambios de mails y whatsapp de Vera y otra decena de militantes de La Alameda, cuando varios de ellos acababan de regresar de Roma donde se entrevistaron con el Papa Francisco.

Fuente: Clarin