En un intento de conjurar la amenaza de una separación de Escocia del Reino Unido, el primer ministro británico prometió «nuevos poderes» a esa región, que celebrará el jueves un referéndum independentista.

Si los escoceses votan en contra de una independencia total, Escocia podrá decidir de forma autónoma sobre sus gastos de salud,
asegura David Cameron en la carta, publicada por el diario escocés «Daily Record». La carta lleva también las firmas del líder de la oposición laborista, Ed Miliband, y del viceprimer ministro Nick Clegg.

El primer ministro de Escocia y líder de la campaña por la independencia, Alex Salmomnd, calificó las promesas de Londres como
una «desesperada oferta de nada en el último minuto», que «no va a disuadir al pueblo de Escocia de aprovechar la enorme oportunidad de tomar en manos escocesas el futuro de Escocia».

Poco menos de 4,3 millones de personas residentes en Escocia están habilitados para participar en el referéndum del jueves, en el que tienen que contestar la siguiente pregunta: «¿Debe ser Escocia un país independiente?». Según las últimas encuestas, ninguna de las dos opciones tiene una ventaja decisiva sobre la otra.

www.infonews.com