La delegación de Siria ha abandonado la cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MPNA) después de que el presidente de Egipto, Mohamed Mursi, defendiera durante su intervención la «obligación moral» de apoyar al pueblo sirio en su «revolución» contra un «régimen opresivo», según ha informado Al Jazeera. La cadena de televisión qatarí no ha dado más detalles y, de momento, se desconoce si la delegación siria ha regresado a la sala tras concluir el discurso de Mursi.

(Urgente24)

La delegación siria ha abandonado la sala donde se celebra la Cumbre de los Países No Alineados después de que el presidente egipcio, el islamista Mohamed Mursi, arremetiera contra Bashar al Assad y señalara que es una «obligación moral» apoyar al pueblo sirio en su lucha contra el régimen. Mursi ha llegado a Teherán, Irán, para participar en el encuentro, la 1ra. visita de un jefe de Estado egipcio a Irán desde que ambos países rompieran relaciones hace más de 30 años.

Mursi, que ha propuesto la formación de un grupo de contacto de 4 países -Irán, Egipto, Arabia Saudí y Turquía- para buscar soluciones a la crisis siria, ha manifestado su apoyo «a la lucha de los que piden libertad y justicia en Siria». El Presidente egipcio es uno de los primeros productos de las revueltas populares de la primavera árabe, y ha pedido que se apoye «la transferencia de poder a un sistema democrático», que evitara que Siria «cayera en una guerra civil o fuera dividida por enfrentamientos sectarios».

Las palabras del egipcio provocaron que la delegación siria, encabezada por el ministro de Exteriores, Walid al Mualem, abandonara la sala en medio del discurso, según ha dicho el canal de noticias Al Jazeera, que está cubriendo el encuentro. En la 16ta. Cumbre de los No Alineados participan los jefes de Estado o titulares de Exteriores de más de 120 países, además de otras 17 naciones observadoras, todo un éxito de convocatoria. También ha asistido el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien se ha reunido con las autoridades iraníes para pedirle pruebas de que su programa nuclear tiene exclusivamente fines pacíficos. «Nuestro lema es energía nuclear para todos, y armas nucleares para ninguno», respondió en su discurso de inauguración el ayatolá Ali Jamenei, líder supremo del país.

Mohamed Mursi dijo no se podrá poner fin a las matanzas que se están produciendo en Siria sin una «interfencia efectiva». Asimismo, Mursi ha abogado por una transición pacífica a la democracia y ha instado a la oposición siria a unirse con ese objetivo.

Turquía

El presidente sirio, Bachar al Asad, ofreció una entrevista exclusiva a la televisión siria Al Dunia, cadena privada oficialista.

En ella, Asad dijo estar en su palacio presidencial en Damasco, sin peligro, como si su país no estuviera sumido en una sangrienta guerra civil.

Fue la 1ra. vez que el dictador habló públicamente, largo en varios meses, y siguió mostrándose confiado en su versión de los hechos. «Ésta no es la Primavera árabe, ni una revolución, es puro terrorismo y una conspiración», aseguró Asad.

El Presidente sirio afirmó que sus fuerzas están ganando la batalla, «progresando», pero admitió que la lucha no es fácil, por ello es necesario más tiempo para vencer, porque Siria «está luchando una guerra regional y global».

Asad atacó en varias ocasiones a los países que están «conspirando» contra su régimen, como los países árabes, a los que acusó de financiar a los rebeldes (en referencia a Arabia Saudí y Qatar), y responsabilizó directamente a Turquía del derramamiento de sangre.

Asad también desestimó la posibilidad de que se creen zonas seguras o de exclusión aérea en Siria, tal y como la comunidad internacional se ha planteado desde el principio de la revuelta hace casi un año y medio, sin alcanzar un acuerdo.

Turquía pedirá precisamente hoy, jueves 30/08, a las Naciones Unidas que establezca zonas seguras en el interior de Siria para los refugiados que huyen de la guerra y que están cruzando la frontera en cantidades cada vez más insostenibles para los países vecinos. Francia ha pujado por esta opción en los últimos días, pero las demás potencias occidentales aún no están convencidas.

El presidente Asad también sabe que las divisiones internas en la oposición Siria juegan a su favor. En sus declaraciones volvió a hablar de reformas y del diálogo nacional, con «todas las fuerzas políticas y sociales que están preocupadas por la situación en Siria», imposible después de la muerte de unas 20.000 personas, según los grupos opositores.

ONU

El Consejo de Seguridad de la ONU se reúne en Nueva York para analizar la situación humanitaria en Siria, donde los rebeldes afirmaron haber derribado un avión del ejército en el noroeste del país mientras siguen defendiendo sus posiciones en Damasco, donde los combates causan estragos desde hace un mes.

Al mismo tiempo, el presidente egipcio, Mohamed Mursi, denunció en Irán, aliado de Damasco, el régimen «opresivo» e ilegítimo del presidente sirio, Bashar al Asad.

Deja una respuesta