Madrugó. Se cambió trantando de no confundir las prendas, se lavó la cara, pero no hubo tiempo para afeitarse. Así, apurado, salió el jugador de Boca al segundo día de entrenamiento, antes del comienzo de la pretemporada en Tandil.

Es que en Casa Amarilla esperaba Julio César Falcioni, todavía con el entusiasmo a flor de piel y ansioso por descubrir el mejor esquema para su chiche nuevo.

Así arrancó el entrenamiento, y en un ambiente distendido pero de máxima exigencia física, el DT empezó por retocar el sector de la defensa, aquél que tanto dio que hablar, y no precisamente por un buen desempeño. Gary Medel, Matías Caruzzo, Juan Insaurralde y Clemente Rodríguez fueron los elegidos para conformar los cuatro del fondo. Más tarde, Cristian Cellay reemplazó a Caruzzo.

Luego, el DT definió cuestiones propias del oficio: la nueva joyita, Leandro Paredes, bajará a la reserva. El otro pibe, Orlando Gaona Lugo corrió mejor suerte y seguirá con los de primera.

Fuente: La Gaceta

Por Leo

Deja una respuesta