El tren que une las estaciones de Once y Moreno funciona con 10 formaciones menos que las necesarias para prestar un servicio normal y las demoras llegan a los 15 minutos. En tanto, los trabajadores anunciaron que levantaron el paro programado para la semana que viene en reclamo de mejoras salariales.

La Politica Online

Esta mañana el tren Sarmiento, que une las estaciones de Once en Capital y Moreno en el Gran Buenos Aires, sufrió retrasos de hasta 45 minutos por una medida gremial. Superado momentáneamente el conflicto, desde la UGOFE que maneja el ramal tras la decisión del Gobierno Nacional de quitarle la concesión a TBA informaron que después de las 9 el ferrocarril funcionaba con “normalidad”.

Sin embargo, la “normalidad” del servicio dista mucho de ser el ideal ya que en la actualidad el Sarmiento alcanzó su record negativo de frecuencia y coches rodando. Sucede que en la época manejada por TBA (cuando los coches estaban en buenos condiciones), la línea contaba con 22 trenes y 2 de reserva.

Después del accidente de febrero en la estación de Once (donde murieron 51 personas y más de 700 resultaron heridas) el Gobierno intervino la empresa y Raúl Barido ordenó el retiro de 2 formaciones con otros dos de reserva. Para ese entonces, las demoras “normales” eran de unos 8 minutos.

Pero con la llegada de la UGOGFE los servicios fueron mermando aún más al punto que hoy sólo corren 15 formaciones, según contaron fuentes del sector a LPO, aunque el líder de los delegados del Sarmiento dijo que son 14. Sin esos diez trenes, el servicio tiene demoras de entre 12 y 15 minutos.

Paro suspendido

En tanto, en asamblea, los trabajadores del Sarmiento decidieron no concretar el paro programado para la semana que viene en reclamo de un aumento salarial de 30%, la eliminación de Ganancias sobre los sueldos y el encuadramiento de la carga de la tarjeta SUBE para boleteros. En ese sentido, los boleteros acordaron un plus de 180 pesos por lo que volverán a vender boletos en forma normal.

“Nos declaramos en Estado de alerta y movilización. Si esto no cambia la política de la empresa le vamos a pedir a la sociedad que nos acompañe porque no queremos quedarnos sin trenes. Si no empieza a haber medidas para el usuario, vamos a convocar a otra asamblea”, señaló Sobrero.

Deja una respuesta