El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, ratificó las buenas perspectivas para la cosecha 2010-2011 y adelantó que la Argentina contará con un saldo exportable cercano a las 24 millones de toneladas de trigo y maíz.
Además, resaltó la inminente llegada a la Argentina del ministro de Agricultura chino, Han Changfu, y reiteró que ese país asiático «es un socio estratégico para los intereses vitales de nuestro país».

En relación a las buenas proyecciones para la cosecha 2010/2011, Domínguez estimó «una cosecha por sobre los 103 millones de toneladas y un total de 32.400.000 hectáreas sembradas».

En materia de trigo, afirmó, «vamos a tener un saldo exportable cercano a los 5,5 ó 6 millones de toneladas, cubriendo la seguridad alimentaria de 6 millones del mercado interno, en tanto que en maíz se estima una cosecha de 26 millones, con un saldo exportable cercano a los 18,5 millones de toneladas».

Y estimó además una cosecha de soja de 72 millones de toneladas.

Con relación a la llegada al país de su par chino, Domínguez recordó que es la primera vez que se produce una visita de este tipo y dijo que su concreción reconoce como antecedentes las visitas a China del ex presidente Néstor Kirchner en 2004 y de la actual mandataria Cristina Fernández de Kirchner en 2009.

«El lunes 15 la presidenta está recibiendo al ministro chino y esto expresa toda una señal de lo que la presidenta dijo en China; para nosotros China es mucho más que la venta de productos primarios», señaló Domínguez en declaraciones a Canal 7.

Explicó que la visita incluirá el viernes un recorrido por el complejo aceitero de Rosario y por la noche una cena con funcionarios y empresarios argentinos donde se planteará «el intercambio y la promoción de relaciones y la articulación de espacios de negocio para los próximos años».

Consultado sobre las relaciones entre el Gobierno y las entidades rurales dijo: «seguimos con la misma filosofía», aunque aclaró que es necesario «definir qué productores tienen problemas y cuales tienen un reclamo político».

«El que tiene una reclamo político y lo hace en el marco de la política es legítimo, pero donde hay pequeños y medianos productores con necesidad el Estado no puede mirar para otro lado y no importan las diferencias que nos separan», apuntó.

En otro orden de cosas afirmó que el Ministerio de Agricultura «tiene que darse una política para los jóvenes, para la formación de la dirigencia agraria».

En tal sentido, señaló que su cartera organizó un encuentro en el que participaron 472 colegios agrotécnicos y dijo que sus directores «están planteando la necesidad de que los jóvenes no sean solamente los empleados de la estancias sino que puedan liderar esta visión de valor agregado en origen».

Domínguez destacó el Plan Arraigo impulsado por la Federación Agraria Argentina y dijo que «vamos a dar todo nuestro apoyo para que estos siga creciendo».

«Hay que generar las condiciones para que nuestros jóvenes puedan volver y tengan las mismas condiciones en el campo que en la ciudad», acotó; y agregó: «esto lo vamos a lograr entre todos cuando cambiemos la matríz del modelo de producción; si la matríz del modelo es soja vamos a tener serios problemas».

Y concluyó: «está bueno que sigamos produciendo soja pero también está buenos que recuperemos la cría de cerdo, la lechería, la quesería y toda la impronta que trae la biotecnología y la genética como posibilidad de que con pequeñas extensiones de campo uno puede vivir y quedarse en el campo», señaló.

Fuente: Telam

Por Marta

Deja una respuesta