Representa una suba del 25,4% respecto de 2009, y marca un incremento del 8% en relación con lo estimado en la pauta presupuestaria de 2010.
La nueva torta se conformó con los 19.673 millones de pesos de Ingresos Brutos (aumento del 27,6%), los 1.0360 millones del Urbano Edificado (15%), los 580 millones del Rural (42%) y 1.601 por Automotores, con un promedio de crecimiento del 19,3%.

Por Impuesto a los Sellos ingresaron 1945 millones, que determinó una expansión del 45%.

Como revelan los impuestos progresivos, como Ingresos Brutos y Sellos, el crecimiento tributario se produce p or el crecimiento de la economía y la tendencia inflacionaria.

El ministro del área, Alejandro Arlía, adjudicó la trepada en los ingresos propios de la Provincia, además, a las reformas impositivas impulsadas por Scioli y al “fuerte trabajo de fiscalización de la Agencia de Recaudación (ARBA).

Arlía aseguró que “estamos satisfechos con la recaudación obtenida porque en los impuestos progresivos como Ingresos Brutos y Sellos, por ejemplo, se verifica que la recaudación se corresponde con los niveles de crecimiento económico alcanzado”.

Por su parte, el titular de la Arba, Martín Di Bella, dijo que los números de la recaudación “sintetizan los buenos resultados de nuestro primer año de gestión al frente de la Agencia”.

No obstante el avance tributario, la provincia de Buenos Aires todavía depende del 40 por ciento de aportes federales (coparticipación) para sostener la administración central y la prestación de todos los servicios.

Fuente: clarín.com

Por Marta

Deja una respuesta