El periodista habló de Soledad en el debut del programa Línea de Tiempo, que conduce Matías Martin por la TV Pública y no pudo contenerse al recordar el trágico momento así como la infancia de ella

«La vamos a seguir a muerte porque queremos que este tipo no haga más daño, porque a Sole no la vamos a recuperar pero este hijo de p… tiene que pagar, tiene que ir preso, porque no tiene derecho», expresaba el periodista Miguel Tití Fernández cuando se quebró en un desgarrador llanto.

En un reportaje durante el debut del programa Línea de Tiempo, que conduce Matías Martin por la TV Pública, el periodista deportivo recordó cómo un automovilista brasileño embistió el 2 de julio último el auto en el que viajaba su hija y le arrebató la vida, con apenas 26 años recién cumplidos.

Pero Tití no pierde las esperanzas y confía en la Justicia del país vecino. Señaló que no bajará los brazos hasta lograr que sea condenado. Con bronca, y resignación a la vez, planteó: «Cómo un estúpido pudo hacer una pelotudez semejante y le tronche la vida a alguien». Según dijo, «no estaba ni borracho ni drogado», era «un tarado que salió con un auto que era un arma».

«Yo tuve la desgracia de perder a mi hija, pero en ese accidente pudieron morir dos personas más, pero también se pudieron matar ellos», analizó, ya con la mente más fría pero con un dolor inmenso del que no se podrá apartar nunca.

Al recordar los días con Soledad, confesó que si bien vivía peleando con ella «es la hija que cualquiera hubiera querido tener». «Sole era un sol», describió a la vez que remarcó que «iba a ser una exitosa (diseñadora de indumentaria) porque Sole era una guerrera».

En una extensa entrevista, también hubo espacio para ponderar a Nora, su esposa, su compañera de toda la vida y madre de sus hijos: «El 1 de septiembre van a ser 30 años que estamos juntos. Si ella me falta, me falta una pierna, me falta la mitad del corazón, es extraordinaria. Ojalá podamos seguir, vamos a salir».

www.teleshow.com