El Senado aprobó y convirtió en ley este jueves (01/11) a la madrugada el proyecto de Presupuesto Nacional para 2013, con los votos de 42 legisladores kirchneristas y sus aliados y 23 en contra de la oposición.

(Foto: Télam)
(Urgente24)

Tras casi nueve horas de debate, a las 3.40, luego que una treintena de senadores superaran ampliamente el tiempo que ellos mismos habían acordado para sus exposiciones, el Senado convirtió en ley la denominada “ley de leyes”.

Los parlamentarios oficialistas coincidieron en elogiar los números, las políticas y los objetivos fijados en el Presupuesto, mientras los opositores cuestionaron algunos cálculos como los de inflación y los indicadores que se basan en los datos del INDEC y remarcaron los sospechas que les genera las metas a conseguir el año próximo.

La sesión tuvo momentos de tensión, en particular cuando varios oficialistas buscaron responder con insistencia las críticas formuladas desde las bancas opositoras.

Tuvo particular densidad el intercambio entre el kirchnerista Aníbal Fernández y el socialista Rubén Giustiniani sobre los números que se citaban en las discusiones.

Durante toda la sesión, de cada escritorio pendió un cartel en colores con la imagen del rostro de Sofía Herrera (adaptada a los siete años que ahora tendría), la niña que es buscada desde el 28 de septiembre de 2008 tras su desaparición cuando estaba con sus padres en un camping de Río Grande, Tierra del Fuego.

El Presupuesto 2013 tiene una previsión de crecimiento del 4,4 por ciento, prevé un dólar oficial promedio de 5,10 y una pauta inflacionaria anual del 10,8 por ciento.

Estima además un superávit primario de 55.000 millones de pesos con un saldo comercial positivo de 13.500 millones de dólares y calcula un crecimiento de la recaudación global del 22,7 por ciento.

Anticipa ingresos por derechos de exportación por 77.963,5 millones de pesos e impuesto a las ganancias por 161.579,9 millones de pesos.

El kirchnerista y presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Aníbal Fernández, fue miembro informante del dictamen de la mayoría y aseguró que el Gobierno «no prioriza las metas de inflación, sino que priorizamos el crecimiento».

Además, sostuvo que endeudarse en el exterior para financiar déficit de cuenta corriente «ya no es política de los argentinos».

El ex ministro de Educación y senador oficialista por la Capital Federal, Daniel Filmus, señaló que el presupuesto educativo para el año próximo implica el 6,51 por ciento de los gastos totales previstos para el año, lo que calificó como «la inversión más alta en la historia argentina».

El presidente de la bancada de la UCR, Luis Naidenoff, fundó la posición del bloque en que «este presupuesto es meramente testimonial» y «fuertemente unitario» porque «no coincidimos en los supuestos macroeconómicos».

La radical Laura Montero, por su parte, anticipó el rechazo de la bancada de la UCR y calificó de «presupuesto mentiroso» a la iniciativa.

Su par Gerardo Morales opinó que «los datos del Presupuesto no se condicen con la realidad y, sobre todo, no sirve para sostener un modelo progresista con inclusión social», y advirtió que para 2013 se estima «una fuga de divisas de 22.000 millones de dólares».

El ex presidente Adolfo Rodríguez Saá fustigó que «este presupuesto es un plan de gobierno que afecta al federalismo y también a la Constitución, porque estamos en contra de la cesión de facultades del Congreso al gobierno nacional».

El socialista de FAP, Rubén Giustiniani, rechazó la iniciativa y dijo que «hace recaer el peso del ajuste, por la mala gestión de los recursos públicos, en las provincias y municipios, en los sectores asalariados y los de menores ingresos de la población».

El radical pampeano Juan Carlos Marino calificó de «irrisorio y poco creíble» el cálculo de una inflación del 10,8 por ciento para 2013 y después ironizó: «Sería brillante que nuestros trabajadores ganaran un 24 por ciento más, sobre todo cuando hay una inflación del 10 por ciento», por lo que propuso en el mismo tono que le entreguen el Premio Nobel de Economía al Gobierno.

El representante del PJ de Salta, en nombre del Interbloque Federal, Juan Carlos Romero, anticipó el voto negativo del sector porque el proyecto oficial «acrecienta las desigualdades que el país tiene» y aseguró que «el modelo ya está agotado por el exceso de gastos, faltas de inversión y la inflación».

Sonia Escudero, del justicialismo salteño, dijo tener «disidencias» con 35 de los 86 artículos y criticó la distribución de fondos de ayuda, las inversiones, la educación, a asistencia por pobreza, en infraestructura, entre otros rubros.

El justicialista santafesino Carlos Reutemann opinó que «sigue vigente un unitarismo fiscal donde la Nación se reserva más del 75 por ciento de la coparticipación federal» y sostuvo que “mientras los distritos del interior reciben en promedio alrededor de 13.000 pesos por persona, Santa Cruz recepta 20.000 y Santa Fe sólo 8.400 pesos».

Deja una respuesta