El juez federal Norberto Oyarbide le pidió a su colega, el juez federal subrogante Marcelo Martínez de Giorgi, que se declarara incompetente en una causa en la que aparece investigada la obra social de Petroquímicos. Sumó así una nueva investigación a la megacausa por la denominada «mafia de los medicamentos».

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) El juez federal Norberto Oyarbide sumó una nueva investigación a la megacausa por la denominada «mafia de los medicamentos»: ahora también tiene a su cargo la presunta utilización de troqueles falsos de un medicamento contra la artritis, importado y de alto costo, en la obra social de los Químicos y Petroquímicos (OSPIQYP), según informa un cable de DyN.

Oyarbide le pidió a su colega, el juez federal subrogante Marcelo Martínez de Giorgi, que se declarara incompetente en una causa en la que aparece investigada la obra social de Petroquímicos por «la presunta adulteración del producto Mabthera», un fármaco fabricado por la multinacional F. Hoffman La Roche LTD. e importado en la Argentina por Productos Roche.

Martínez de Giorgi investigaba la presunta «adulteración y comercialización» de ese medicamento y logró determinar que «serían desviados de hospitales, obras sociales o directamente de pacientes que los utilizan, y vendidos a la obra social, estando el gerente de ésta, Sergio Alberto Zapata, en pleno conocimiento de la maniobra».

El juez incluso tomó declaración indagatoria a Zapata y a otros cuatro imputados, y la obra social fue allanada en dos oportunidades, la última de ella el 26 de noviembre pasado, según se desprende de la documentación a la que tuvo acceso DyN.

Oyarbide, enterado de la causa, entendió que se investiga allí «la presunta defraudación al Estado a través de la tramitación de expedientes en forma irregular ante la Administración de Prestaciones Especiales, surgiendo la sospecha que la obra social mencionada habría utilizado troqueles falsos a los fines de justificar los subsidios solicitados».

Esa mecánica supuestamente delictiva es idéntica a la que investiga el propio Oyarbide en la denominada «mafia de los medicamentos», razón por la cual le pidió a Martínez de Giorgi que se declarara incompetente y le enviara el expediente, pues «resulta necesario contar con él para poder determinar la forma en la cual los medicamentos fueron extraídos de los canales sanitarios».

Martínez de Giorgi accedió al pedido, pues interpretó que «claramente es el mismo objeto procesal en ambos proceso, por lo que la adecuada administración de justicia y celeridad en los procesos radica en que un único juez concentre ambos trámites judiciales». Así, la investigación sobre la Obra Social de Químicos y Petroquímicos quedó también bajo la órbita de Oyarbide.

Pero esta no es la primera causa que quiere tener el juez. Vale recordar que la semana pasada pidió que le remitan las causas iniciadas por la tentativa de contrabando de 944 kilos de cocaína a España y el homicidio del gremialista Roberto Rodríguez, para determinar si tienen conexión con la de la venta ilegal de medicamentos.

Oyarbide cursó sus pedidos a los jueces en lo Penal Económico Alejandro Catania y de Instrucción Javier Ríos, a cargo de los expedientes por el embarque de cocaína a España y el asesinato del sindicalista de la Obra Social del Personal de Maestranza, respectivamente.

La decisión de Oyarbide coincidió con dos dictámenes del fiscal federal Luis Comparatore, quien había sugerido que el juez «certificara» las causas que instruyen Catania (actualmente subrogado por Rafael Caputo) y Ríos, para ver si, como lo consignó, tienen puntos en común y pruebas útiles para su investigación.

Para la fiscalía, la megacausa por la venta de medicamentos adulterados, vencidos o de distribución gratuita, en la que están detenidos, entre otros, el secretario general de La Bancaria, Juan José Zanola, su mujer, Paula Aballay, y el empresario Néstor Lorenzo, tiene «elementos en común», con la del homicidio de Rodríguez.

Los ‘arreglos’ de Oyarbide

Por otra parte, acusado por la oposición de tomar medidas judiciales como parte de operaciones política del gobierno contra el peronismo opositor, el magistrado llamó a undagatoria al ex vicepresidente Carlos Ruckauf en un causa que se inició hace 11 años, informa PuntoJus.

Sin embargo su contexto se debilita: la Sala II de la Cámara Federal, criticó severamente su accionar y le exigió que reuniera pruebas antes de detener imputados.

Por Marta

Deja una respuesta