En los primeros seis meses del año, Cammesa consumió el 99% de los recursos destinados para todo el 2013, unos 18.500 millones. El Gobierno otorgó otros 11.823 millones para subsidiar e importar energía. «El problema estructural es que estamos produciendo cada vez menos petróleo y gas», dijo Jorge Lapeña.

El crecimiento imparable de la importación de energía obligó al Gobierno nacional a realizar una modificación presupuestaria destinada a incrementar de manera fenomenal los recursos para el sector energético.

Mediante la decisión administrativa 361/2013 publicada ayer en el Boletín oficial con las firmas de Juan Manuel Abal Medina y Hernán Lorenzino, el Poder Ejecutivo amplió el presupuesto en $ 12.961 millones.

De ese total, el Gobierno destinará $ 11.823,1 al sector energético. El mayor desembolso será para la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa). Según los datos oficiales, Cammesa consumió al 30 de junio el 99% de lo que tenía presupuestados para todo el año: $ 18.502,3 millones

Según El Cronista, ahora la empresa mixta controlada por el Estado contará con $ 5.702,1 millones extra para importar combustibles líquidos y subsidiar la electricidad de los usuarios residenciales.

En tanto, Enarsa tendrá unos $ 3.307 millones más para importar combustibles. La partida de Enarsa se encuentra dentro del ítem Asistencia Financiera a Empresas Públicas y Ente Binacional de las Obligaciones a Cargo del Tesoro, cuya ejecución había llegado al 76% en el primer semestre, indicó el mencionado diario.

Además, otros $ 2.814 millones irán al programa de Estímulo a la Inyección de Excedente de Gas Natural o Plan Gas del Ministerio de Economía. Se trata de una iniciativa del secretario de Política Económica, Axel Kicillof, y el de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para estimular y subsidiar la producción nacional de hidrocarburos que se creó en febrero y recién ahora fue dotado de recursos.

Esta mañana, el ex secretario de Energía Jorge Lapeña estimó que el Gobierno lleva gastado, en lo que va del año, 25 mil millones de pesos en subsidios para la energía. En declaraciones a Radio Continental, el ex funcionario dijo que se trata de «un 40 por ciento más que el año pasado. Las importaciones energéticas se incrementan con un ritmo del 30 por ciento anual y este año estará en 13 mil millones de dólares».

Para Lapeña, «es un problema anunciado desde hace tiempo. El gobierno tiene problemas muy serios en el sector energia y eso se ve en la importación desenfrenada que hay que hacer para sostener la demanda y en el incremento de los subsidios». «La Argentina tiene un problema muy grande que es la inflación y es negada por el gobierno», agregó.

Lapeña consideró que «el gran problema estructural del sector energético argentino y que el gobierno se niega a reconocer es que estamos produciendo cada vez menos petróleo y gas y estamos consumiendo cada vez más y el problema cada año es peor».

www.lapoliticaonline.com