El acuerdo temporal beneficia a los barrios capitalinos de Al Asali y Al Qadam, en el sur de Damasco, con el fin de «pacificar ambas zonas y permitir el regreso de sus habitantes» que habían huido por la violencia.

Según informó hoy el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos, cuya sede está en Londres y cuenta con una red de informantes en los territorios del conflicto, el acuerdo fue alcanzado entre responsables políticos del gobierno, dirigentes locales de las Fuerzas de Defensa Nacional -milicias pro gubernamentales- y combatientes insurgentes entre los que se cuentan miembros del Ejército Libre Sirio (ELS).

El pacto combina once puntos entre los que figura el cese de las hostilidades, la «limpieza» en las calles de los restos de la batalla, la reparación de las infraestructuras y facilitar el regreso de los habitantes del lugar a sus casas, informó la agencia de noticias EFE.

El pacto combina once puntos entre los que figura el cese de las hostilidades, la «limpieza» en las calles de los restos de la batalla, reparación de las infraestructuras y facilitar el regreso de los habitantes a sus casas

También contempla que el ELS será el responsable de administrar la zona sin entregar sus armas, mientras la presencia del Ejército regular se limitará al control en esos distritos.

Durante el último año, varios acuerdos de este tipo tuvieron lugar en áreas de las afueras de Damasco entre ambos bandos, que las autoridades denominan como «reconciliaciones nacionales».

Siria vive un conflicto armado desde marzo de 2011, en el que un heterogéneo grupo de rebeldes islamistas buscan derrocar al gobierno del presidente Bashar Al Assad.

El número de muertos documentados y verificados en este conflicto armado hasta abril de este año es de 191.369, casi 9.000 de ellos menores de edad, según la ONU. A partir de ese mes, el organismo internacional dejó de contabilizar las víctimas al no contar con fuentes fidedignas de información.

En tanto, el Movimiento Islámico de los Libres de Sham (Levante) -otro de los grupos que participan del conflicto- nombró hoy un nuevo líder, Hashem al Sheij, tras la muerte ayer del que hasta ahora fuera su máximo dirigente, Hasan Abud, en un ataque en el norte del país.

En un video publicado en Internet, un portavoz del consejo consultivo del grupo explicó que Al Sheij, alias Abu Yaber, fue designado «emir» y comandante en jefe de la organización.

El Movimiento de los Libres de Sham, de ideología salafista, es uno de los principales componentes del Frente Islámico, la más importante alianza armada islamista de Siria.

Desde comienzos de año, esta coalición armada se enfrenta, junto al Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, al Estado Islámico (EI) en el norte del país, grupo que proclamó en junio un califato en el territorio sirio y el iraquí.

www.telam.com.ar