Bogotá, 9 dic (EFE).- El Gobierno colombiano ofreció hoy las garantías necesarias para que se concrete cuanto antes la liberación de cinco secuestrados anunciada por las FARC y autorizó a la ex senadora Piedad Córdoba a facilitar las entregas, que podrían darse en un mes.

La condición es que Córdoba haga la facilitación «con absoluta y total discreción», según un comunicado hecho público hoy por el Gobierno, que «exige» además a las FARC «la inmediata liberación» de todos los secuestrados, con lo que rechaza el canje humanitario de rehenes por rebeldes presos que persigue la guerrilla.

Ésta ha sido la respuesta del Gobierno al anuncio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de que liberarán sin condiciones a cinco secuestrados (un policía, dos militares y dos políticos) como «gesto de humanidad» hacia Córdoba, destituida recientemente de su cargo de senadora por supuestos nexos con esa guerrilla.

«Agradezco mucho al Gobierno por esa decisión (…) Tan pronto regrese a Colombia el lunes, me pongo en la tarea», indicó, por su parte, la ex senadora desde Buenos Aires, donde está de visita, a la emisora colombiana La FM.

Añadió que, hasta su regreso a Bogotá, miembros de Colombianos y Colombianas de la Paz (CCP), colectivo que ella lidera, se contactarán «con las personas que el Gobierno designe» para avanzar en la organización de la logística de las liberaciones.

«Lo fundamental» ahora es que las FARC «entreguen las coordenadas» para poder ir a buscar a los cinco rehenes a los que han prometido liberar, subrayó.

Según Córdoba, quien le ha pedido al ex gobernante colombiano Ernesto Samper (1994-1998) que gestione una reunión con el actual presidente, Juan Manuel Santos, para hablar de las liberaciones, la entrega de los cinco rehenes podría darse en un mes, es decir, a principios de enero.

En declaraciones a Caracol Radio y a la emisora La W, la ex senadora sostuvo también que se está viendo la posibilidad de que Brasil «vuelva a facilitar la logística» para recoger a los cautivos en la selva, tal como ha ocurrido en anteriores liberaciones.

De acuerdo con el comunicado oficial hecho público hoy, el Gobierno «está dispuesto a garantizar todas las condiciones de seguridad requeridas» y autoriza a Córdoba «para adelantar las labores de facilitación (…) siempre y cuando las mismas se hagan con absoluta y total discreción».

Asimismo, «en los próximos días, la Alta Consejería para la Reintegración anunciará la designación de la persona que servirá como interlocutora del Gobierno en dicha labor de facilitación».

En una carta dirigida a Córdoba y divulgada ayer, las FARC afirman que, «como un gesto de humanidad y desagravio» a la ex senadora, liberarán al mayor de la Policía Guillermo Solórzano, secuestrado en 2007, al cabo del Ejército Salín Sanmiguel (2008), y al infante de Marina Henry López Martínez (2010).

También a Marcos Vaquero, presidente del concejo municipal de San José del Guaviare, y a Armando Acuña, quien tenía el mismo cargo en la localidad de Garzón (Huila), ambos secuestrados en 2009.

La guerrilla asegura que «la decisión está tomada y la fecha dependerá de las garantías que otorgue el gobierno para que la senadora Córdoba pueda recibir a los que serán liberados», que están entre los rehenes con menos tiempo en cautiverio.

Desde enero de 2008, las FARC han entregado a 14 secuestrados, entre políticos, policías y militares, a Córdoba, destituida y sancionada recientemente por la Procuraduría (Ministerio Público) a 18 años de inhabilitación para ejercer cargos públicos por supuestos nexos con la guerrilla, algo que ella niega.

Si la liberación anunciada ahora se produce, sería la primera desde que Santos es presidente, cargo que asumió el pasado 7 de agosto.

El mandatario siempre ha mantenido que solo dialogará y negociará con las FARC si la guerrilla, la más antigua de América Latina, abandona el terrorismo y el secuestro.

Las últimas liberaciones incondicionales hechas por las FARC fueron en marzo pasado, cuando entregaron al sargento Pablo Emilio Moncayo, secuestrado a fines de 1997, y al soldado Josué Daniel Calvo a una comisión humanitaria integrada por Córdoba, la Iglesia católica y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Fuente: EFE

Por Marta

Deja una respuesta