Las fuerzas leales atacaron a los insurgentes por aire y por tierra y evitó que estos se establezcan en la frontera con Turquía para recibir asistencia. En tanto, un ex canciller argelino sería el nuevo enviado de la ONU.

El Ejército nacional sirio atacó hoy por tierra y aire a insurgentes en la norteña ciudad de Alepo y en las afueras de Damasco, mientras que decenas de personas continuaron huyendo hacia la vecina Turquía en el mes 17 de una revuelta opositora y guerra civil que ya dejó miles de muertos.

En Nueva York, en tanto, diplomáticos de la ONU dijeron que ya está en marcha el proceso para elegir a un nuevo enviado especial para Siria que reemplace a Kofi Annan, quien dejará el puesto a fin de mes tras renunciar la semana pasada.

Los diplomáticas dijeron que el ex canciller argelino Lakhdar Brahimi, funcionario de la ONU de larga data, es el principal candidato para el puesto, informó la cadena de noticias CNN, sin identificar a las fuentes.

Annan, ex titular de la ONU, renunció la semana pasada como enviado a Siria luego de seis frustrantes meses de esfuerzos fallidos para lograr un alto el fuego, y al dimitir criticó a las potencias por no haber logrado una postura común sobre la crisis, algo que, según dijo, hacía imposible el éxito de su misión.

Estados Unidos y potencias europeas piden la renuncia del presidente Bashar Al Assad, por considerarlo responsable del conflicto y privado de legitimidad por la represión de la revuelta. China y Rusia apoyan al mandatario y bloquearon intentos del Consejo de Seguridad de la ONU de sancionar a Damasco.

El anuncio sobre el nombramiento de Brahimi, de 78 años, se espera para la próxima semana, dijeron las fuentes diplomáticas.

El ex canciller argelino fue enviado de la ONU a Afganistán luego de los atentados a las Torres Gemelas de 2001 y a Irak luego de la invasión estadounidense de 2003.

El gobierno británico, en tanto, anunció hoy que dará 5 millones de libras (7,8 millones de dólares) a grupos insurgentes de Siria para que paguen equipos de comunicación y suministros médicos en un esfuerzo por profundizar los vínculos con la oposición.

En un artículo publicado en el diario The Times, el canciller británico, William Hague, insistió en que el Reino Unido no proveerá armas, y agregó que diplomáticos reforzarán los lazos con grupos de la oposición no armada.

Desde hace 20 días, la norteña ciudad de Alepo es escenario de los combates más intensos en Siria, y el Ejército sirio lanzó esta semana una gran ofensiva por tierra tras más dos semanas de sitio y bombardeos en esa estratégica ciudad, la mayor del país, que había sido durante toda la revuelta un pilar de apoyo a Al Assad.

Una toma insurgente de la ciudad, de tres millones de habitantes, haría más fácil la entrada de armas y combatienetes desde Turquía, que apoya a los rebeldes y les permite tener bases en su suelo.

Luego de recuperar anteayer el barrio de Saladino, epicentro de los combates en Alepo, el Ejército bombardeó hoy intensamente barrios del suroeste y el noreste de la ciudad, informaron activistas opositores citados por la cadena BBC.

En una pausa en los enfrentamientos, decenas de familias fueron vistas cargando sus autos con pertenencias personal para seguir el ejemplo de miles más y emprender la huida de la ciudad, informó BBC.

Al otro lado de la frontera, fuentes de seguridad turcas dijeron que más de 1.500 sirios, muchos de ellos de Alepo, llegaron al país en las últimas 24 horas, lo que eleva a 51.500 el número de sirios refugiados en Turquía.

En Ginebra, el organismo de la ONU para los refugiados, ACNUR, dijo que el número de refugiados que huyeron de Siria a países vecinos alcanzó al menos 147.000 la semana pasada, ante el aumento de la violencia en Alepo y otras regiones,

El grupo opositor sirio Comités de Coordinación Local dijo que al menos 95 personas murieron hoy en toda Siria, 45 en Alepo.

Los Comités agregaron que hoy también se registraron bombardeos y enfrentamientos en varias zonas de las afueras de Damasco, donde operan insurgentes.

El Ejército dijo que expulsó de la capital a los insurgentes luego de una semana de intensas batallas, el mes pasado.

Otro grupo opositor, pero con sede en Londres, dijo que al menos 27 personas murieron ayer en Alepo, 15 de ellos civiles.

El grupo Observatorio Sirio para los Derechos Humanos agregó que las víctimas en Alepo se incluyen entre al menos 191 personas muertas en todo el país: 107 civiles, 45 rebeldes y 39 soldados.

En el frente huamnitario, el Comité Internacional de la Cruz Roja dijo que la Media Luna Roja suspendió ayer la mayor parte de sus actividades en Alepo por el peligro extremo, pero que decenas de voluntarios siguen trabajando.

De hecho, el CICR dijo en un comunicado en Ginebra que ayer pudo distribuir alimentos y otros artículos esenciales para cubrir las necesidades básicas de al menos 12.500 residentes en Alepo.

El conflicto en Siria comenzó en marzo de 2011, y estimaciones de la ONU y los opositores cifran en entre 10.000 y 20.000 los muertos en casi 17 meses de crisis.

Siria dice que la revuelta es instrumentada por islamistas radicales y es una conspiración de las monarquías sunnitas del Golfo Pérsico para crear un régimen teocrático de extrema derecha que reemplace al gobierno democrático nacionalista árabe sirio.

Fuente: Télam
Imagen: AFP

Deja una respuesta