Las fuerzas del gobierno sirio reanudaron los asaltos contra áreas en poder de los rebeldes en todo el país, principalmente a las afueras de Damasco y en Alepo.

Paralelamente y por primera vez desde el inicio de los levantamientos, un avión de combate sirio incursionó en el espacio aéreo iraquí, según informaron círculos militares de la provincia occidental iraquí de Anbar.

Se cree que el piloto tenía como objetivo a combatientes del opositor Ejército Libre de Siria en el pueblo fronterizo de Al Bukamal, en Siria.

Las fuerzas de seguridad iraquíes bloquearon la semana pasada con hormigón el paso fronterizo de Al Kaim para evitar que rebeldes sirios se instalen en su territorio.

Respecto a los combates, las fuerzas del gobierno lanzaron proyectiles contra el distrito de Al Hayar al Aswad, al sur de Damasco, en tanto los rebeldes atacaron un puesto de control de la seguridad en el vecino distrito de Al Qadam, dejando al menos diez muertos y heridos, informó el opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos con sede en Londres.

En la norteña ciudad de Alepo, el centro comercial del país, aviones de combate bombardearon los distritos de Al Shaar y Seif al Dawla, en poder de los rebeldes, informó la agencia de noticias DPA.

La televisión estatal, en tanto, mostró imágenes de miles de personas marchando en esa ciudad en apoyo a las fuerzas del Ejército y repudio a los mercenarios, según informa la agencia siria de noticias SANA.

Los rebeldes, por su parte, difundieron un video de la provincia de Idlib que muestra a varios soldados de la minoría alauita sometidos por los insurgentes en un puesto de control cerca de Kafr Nabl.

Mientras tanto, continuaron los enfrentamientos en la ciudad libanesa de Trípoli entre seguidores alauitas de Bashar al Assad y sunitas que apoyan a la oposición. La agencia de noticias estatal NNA informó que dos granadas cayeron hoy en un mercado. En esa misma zona ayer murieron otras dos personas.

En los últimos días de combates en Líbano entre seguidores y opositores del presidente sirio, murieron al menos diez personas y más de 100 resultaron heridas, desatando los miedos a una extensión del conflicto.

Mientras tanto, grupos de trabajo de expertos de Estados Unidos y Turquía iniciarán este jueves conversaciones en Ankara, como se acordó durante la visita de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, hace casi dos semanas, para evaluar los pasos a seguir en Siria.

No se espera que se hable públicamente sobre los temas tratados, aunque se descuenta que el reciente pedido de Turquía sobre preparativos para establecer una zona tapón al lado sirio de la frontera para proteger a los desplazados y suministrarles ayuda en su propio territorio, estará en la agenda.

La población civil es la que más sufre el conflicto en Siria, según denunció la organización de derechos humanos Amnistía Internacional.

Los activistas de Amnistía estuvieron diez días en Alepo en la primera mitad de agosto, tiempo en el que al menos 80 civiles perdieron la vida y muchos otros resultaron heridos, según se desprende de un informe de la organización.

Mientras tanto, la Cruz RojaInternacional apoyó las peticiones de un cese de los combates para entregar ayuda a la población civil.

«Los enfrentamientos armados entre las tropas del gobierno y la oposición se intensificaron de tal manera, que en amplias partes del país no es posible suministrar ayuda o hacerlo de forma muy limitada», denunció en Ginebra Hicham Hassan, uno de los portavoces del Comité Internacional dela Cruz Roja(CICR).

La Media LunaRoja, con ayuda dela Cruz Roja, tuvieron que cesar o limitar sus operaciones en el país, mientras voluntarios siguen intentando ayudar a los necesitados.

Télam

Deja una respuesta