La hija del candidato republicano es una empresaria exitosa. Pero sus diseñadoras creen que hay un doble estándar en su mensajes públicos

Foto: AP

«Las políticas que permitan a las mujeres con niños prosperar no deberían ser novedades, deberían ser la norma». Con esa frase, Ivanka Trump pretendió ganarse la simpatía de aquellas millones de madres estadounidenses que deben luchar en un mercado laboral complicado para hacer convivir ambas opciones.

Ivanka tiene una importante marca de indumentaria y accesorios y es la «preferida» de su padre, el candidato republicano para la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump. La mayor de los hijos del empresario inmobiliario hizo de esta filosofía una bandera. Incluso escribió un libro inspiracional: Mujeres que trabajan. Fue la estrella en la última noche de la Convención Republicana y dedicó palabras a lo que cree justo: que una mujer pueda ser al mismo tiempo madre y trabajadora.

Sin embargo, The Washington Post ha descubierto que la empresa asociada a Ivanka maneja un doble estándar: no ofrece un sólo día de pago por licencia por maternidad. Una de sus diseñadoras -bajo estricto anonimato por temor a quedarse sin su trabajo- lo reveló. La mujer crea en G-III, para la marca de la empresaria, y el año pasado quedó embarazada. En ese momento, supo que la compañía de la hija de Trump no paga las 12 semanas de licencia, como deben hacerlo aquellas empresas con más de 50 empleados en su nómina.

Como consecuencia del gerenciamiento de Ivanka, la empleada debió utilizar todos los días de vacaciones que aún le quedaban, terminó con sus ahorros y se apoyó en el ingreso de su marido luego del parto. «Ya es difícil emocionalmente volver a trabajar luego de tener un bebé, pero saber que vuelves a una compañía que no valora tu elección de ser madre lo hace más difícil», comentó.

En marzo pasado, durante una entrevista, Ivanka había dicho a Business Insider: «Creo que la licencia por maternidad es enormemente importante y es una decisión personal. Parte de construir una empresa cuyo objetivo es darle poder a las mujeres en todos los aspectos de la vida, es otorgarles a mi equipo el margen de maniobra para determinar qué permiso requiere cada uno de ellos individualmente». El año pasado, en una nota ofrecida a Vogue, la mayor de los hijos del candidato republicano dijo: «Yo y mis pares trabajamos realmente duro para ser madres y hermanas y profesionales».

La alianza entre G-III e Ivanka Trump comenzó en 2012. Está encargada de diseñar la ropa, los accesorios, los jeans y los trajes de la marca de la hija del magnate de Nueva York. La joven está feliz con el contrato: «G-III se ha distinguido como un socio confiable para algunas de las más importantes marcas del mundo. Estamos confiados en que comparten nuestra visión para el futuro». Ivanka está comprometida full time con el diseño de su indumentaria. Lo confirmó en julio pasado la vicedirectora de G-III, Sammy Aaron en una nota a Forbes.

www.infobae.com