El Ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, defendió este viernes el aumento del boleto del subte a 2.50 pesos. En tanto, los trabajadores del servicio liberaron los molinetes.

El funcionario justificó el ajuste de la tarifa del subte, que pasó de 1,10 a 2,50 pesos a partir de este viernes, y aseguró que el gobierno porteño asumirá el costo político «de blanquear una situación que estaba tapada».

«La potestad del manejo de la tarifa del subterráneo pasó a la Ciudad, cosa que vemos con beneplácito y asumimos el costo. Claramente la responsabilidad del manejo de ese tema lo tenemos nosotros», explicó Grindetti.

En este sentido, el ministro detalló que «la medida se tuvo que adoptar producto de una tremenda desactualización de la tarifa, de un subsidio que redujo a la mitad y ante la imposibilidad fáctica del Gobierno de la Ciudad de poner ese subsidio».

«La gente va a terminar comprendiendo que el aumento de tarifa no es problema del gobierno de la Ciudad, porque como cuando aumenta la verdura no es problema del verdulero, sino que es un problema de la economía, acá el Gobierno sufre las consecuencias y no es un generador de la inflación», agregó.

Grindetti insistió en que «al final del día, los usuarios van a terminan comprendiendo como ocurrió con la Policía Metropolitana, que después de las discusiones hoy es servicio de excelencia en los barrios donde está trabajando, con una vinculación muy buena con los vecinos».

«Nosotros tenemos un presupuesto que no cuenta con una partida presupuestaria para eso, ni tenemos superpoderes para incorporar partidas nuevas como tiene el gobierno nacional; este trípode de cuestiones hace que tengamos que recurrir a este ajuste de tarifas, por otra parte hacía 10 años que se estaba día a día desactualizando», señaló el titular de Hacienda de la Ciudad.

Por último, destacó que para este año la Ciudad comprometió mil millones de pesos de inversión del Tesoro para mejorar sustancialmente el servicio y agregó que «mientras la enfermedad no desaparezca, que es la inflación, los síntomas, que son los aumentos puntuales de precios, van a seguir ocurriendo».

Por su parte, la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro abrieron los molinetes para que los pasajeros viajen gratis, como un método de protesta contra el aumento.

El reclamo se extendió desde las 7 hasta las 10 en las estaciones Carabobo y Miserere de la Línea A; Los Incas y Lacroze en la B; Constitución y Retiro en la C; Congreso de Tucumán y Juramento en la D; Bolívar y Plaza de los Virreyes en la E, y la estación Once en la línea H.

La medida de fuerza se repetirá de 16 a 19 en las estaciones Plaza de Mayo y Perú en la A; Leandro N. Alem y Florida en la B; Retiro y Constitución en la C; Catedral y Pueyrredón en la D; Plaza de los Virreyes y Bolívar en la E y nuevamente la estación Once en la línea H.

Ciudad1

Deja una respuesta