Una edición histórica del festival Cosquín Rock, que en tres días convocó a más de 100.000 personas llegadas desde gran parte de la Argentina, recordó la figura del fallecido Luis Alberto Spinetta y ofreció shows de artistas de la talla de Charly García, Calle 13 y Anthrax, tuvo anoche un cierre de altísimo nivel con las actuaciones de Viejas Locas y Rata Blanca.

El show de la banda liderada por Pity Alvarez seguramente  será recordado por el público y los más de 500 periodistas  acreditados como el más intenso, creativo y deslumbrante de todo el  festival, en el que brilló el despliegue escénico del cantante y  hasta hubo espacio para algunos instantes de humor absurdo.

“Yo no estoy acá, yo no soy yo”, sorprendió Pity, intentando  hacer cómplice al público de una alocada estrategia para que nadie  sepa que él estuvo allí, tocando ante miles de personas, y así  llegar mejor parado a un juicio oral al que tendrá que asistir  próximamente, al punto que -en el máximo del absurdo- se despidió  diciendo: “Es un placer no haber estado acá”.

“La vida es simple, no hace falta mucho para poder vivir. Yo  sólo quiero tener una gran cuenta bancaria, muchas minitas y un  auto de oro”, afirmó Pity, en quien se mezclan el delirio propio de  un hombre que actúa en el escenario con la misma actitud rockera  -extrema, irreverente y rebelde- que lleva en su vida cotidiana.

El cantante tuvo un despliegue escénico sorprendente y, en  esa vorágine, interpretó con soltura grandes canciones como  “Hermanos de sangre”, “Adrenalina”, “Contra la pared”, “Perra”,  “Homero”, “No me pienso levantar”, “Intoxicado” y “Fuiste lo  mejor”, tema acústico que cerró el recital.

El cierre del festival tuvo un nivel superlativo con la  poderosa actuación de Rata Blanca, que además de repasar los temas  más populares de su trayectoria (no faltaron “El círculo de fuego”,  “Mujer amante” y “La leyenda del hada y el mago”) improvisó con  aciertos una versión hard rock de “Despiértate nena”, canción de  Spinetta que se hizo célebre de la mano de Pescado Rabioso.

Pese a que muchas personas que asistieron al show de Viejas  Locas se desplazaron hacia el escenario secundario a ver el show de  Nonpalidece, los Rata Blanca retuvieron a gran parte de la  audiencia con una enorme actuación en la que Walter Giardino y  Adrián Barilari demostraron que mantienen intacta su vigencia, tras  una larguísima trayectoria que se remonta a 1987.

Al igual que con Rata Blanca, los homenajes al “Flaco” se  sucedieron durante esta última jornada, con Juanse tirando flores  al público, “una por cada una de las grandes bandas que Spinetta  nos legó”,  y con los uruguayos La Vela Puerca afirmando en  conferencia de prensa que “Spinetta es un referente no sólo en  Argentina y Uruguay, sino en toda Latinoamérica”.

La banda liderada por el cantante Sebastián Teysera, que  ofreció algunos temas de “Piel y hueso”, su nuevo disco doble que  presentará oficialmente en abril próximo en el club GEBA, captó la  atención del público durante casi dos horas y afirmó que “Uruguay  también siente la pérdida del `Flaco`”.

Según el productor general del Cosquín Rock, José Palazzo,  “el festival superó la convocatoria del año anterior. Fue el  Cosquín más convocante de todos. Vamos a superar las 100.000  personas y eso es algo que nunca nos había pasado”, añadió el  empresario cordobés, que gastó 10.000.000 de pesos para montar el  festival y sólo 500.000 en el traslado de equipos y estructuras.

“Este año duplicamos la apuesta y trajimos a Calle 13 y  Anthrax. Ojalá podamos tener a Andrés Calamaro el año próximo,  aunque está un poco difícil”, afirmó Palazzo en una conferencia de  prensa en la que anunció la donación de 100.000 pesos para el  Hospital Colonia de Santa María de Punilla y recordó que durante el  festival los asistentes se podían hacer análisis gratuitos de HIV.

El empresario, que proyecta llevar el Cosquín Rock a Chile y  convertirlo en un festival gratuito, señaló que “a Spinetta no le  gustaría la idea de bautizar uno de los escenarios con su nombre.  Era un hombre de muy bajo perfil. Pero además, si se piensan en  referentes importantes de este festival, también deberíamos  acordarnos de Pappo”.

Así como Palazzo recordó a Pappo, el “Mono” de Kapanga, que  precedió a Juanse con un set lleno de vitalidad y desparpajo en el  que ofreció temas de su disco “Todoterreno”, evocó al ex líder de  Soda Stereo y afirmó: “Queremos escuchar una vez más a Gustavo  Cerati diciendo `gracias totales`”.

Esta última jornada del Cosquín Rock será recordada también  por el alto nivel de las actuaciones en el escenario secundario,  que se convirtió en un reducto de reggae, rock steady, ska y roots  para unas 7.000 personas que asistieron a los shows de los  ascendentes La perra que los parió, Dancing Mood, Fidel Nadal,  Dread Mar -I, Los Pericos y Nonpalidece.

Diariohoy.net

Deja una respuesta