Desde que Hugo Chávez anunció la semana pasada que le encontraron una “lesión en el mismo sitio donde fue detectado el tumor hace un año” y que “hay altas probabilidades de que esta sea maligna”, la duda asalta a todos los venezolanos. Lo único que se sabe a ciencia cierta, después de la primicia del periodista Nelson Bocarandas, es que él estuvo en Cuba para hacerse unos exámenes y que él ha regresado a la isla para otra intervención quirúrgica. El resto es confuso. Inclusive el cronograma electoral.

(Urgente24)

Hay incertidumbre sobre el estado de salud del Presidente venezolano y todos se preguntan lo que le pueda pasar en los próximos meses. No se sabe si estará en condiciones para enfrentar la campaña electoral. Y el chavismo se inquieta con la necesidad de encontrarle un reemplazo.

Hugo Chávez Frías insistió en que todo iba bien y que él estaba “en condiciones de enfrentar esta nueva batalla”. Pero eso no es suficiente frente a tantos interrogantes que tienen al país nervioso y angustiado.

Como desde el comienzo no hubo un parte médico oficial, y el Ejecutivo venezolano ha tratado el tema de la salud del Presidente como un secreto de Estado, no se sabe casi nada.

En junio de 2011, después de 3 semanas en un hospital en La Habana, un Chávez flaco, demacrado y con voz tenue anunció que le habían quitado un “tumor abscesado con presencia de células cancerígenas del tamaño de una pelota de beisbol en la región pélvica”.

En agosto de 2011, él empezó una quimioterapia en La Habana y en octubre afirmó que «ya no hay células malignas en mi cuerpo”.

Desde entonces, Chávez insistió cada vez que pudo que “estaba libre de enfermedad”. Volvió al combate, con discursos de 9 horas, al frente de su programa dominical Aló Presidente y con su gobierno hiperactivo.

Parecía el Chávez de siempre… parecía…

En noviembre, el diario The Wall Street Journal afirmó que Chávez sufre un cáncer de próstata y de colon, con metástasis en la médula ósea.

Luego, Salvador Navarrete, quien fue uno de los médicos del Presidente, dijo que lo ataca un sarcoma, un “agresivo tumor de la pelvis”.

En enero de 2012, el diario español ABC insistió en que el cáncer hizo metástasis en los huesos.

En febrero, un reportero brasileño, del periódico O Globo, escribió que la enfermedad se extendió hacia el hígado, con lo que dejó poco margen de recuperación.

En Caracas se afirma que él se mantiene activo a punta de esteroides, lo que sus médicos cubanos y brasileños ya le habrían prohibido.

Algunos le dan 2 meses de vida, otros 6 y unos hasta 1 año.

Pero la verdad, nadie lo sabe.

Según varios oncólogos, es probable que la quimioterapia haya fallado.

Deja una respuesta