El clima de esta temporada es propicio para la proliferación del mosquito transmisor de la enfermedad. Salud Pública insta a la población a no bajar la guardia e intensificar las medidas de prevención.

Las altas temperaturas y las lluvias convierten a esta época del año en una temporada de alto riesgo para la propagación del dengue.

La razón es sencilla: el agua de lluvia se acumula fácilmente en recipientes o residuos sólidos que están al aire libre, convirtiéndolos en criaderos del Aedes aegypti, mosquito transmisor de la enfermedad.

Con ayuda del calor, además, las larvas de estos insectos se desarrollan más rápidamente, por lo cual el riesgo de propagación del dengue se incrementa enormemente.

Como no existen ni vacunas para prevenirlo, ni medicamento específicos para contrarrestar esta enfermedad, la prevención está directamente en manos de cada ciudadano, a través de la eliminación de posibles criaderos en sus hogares.

Es por ello que el Ministerio de Salud Pública (MSP) insta a la población a no bajar la guardia y a establecerse como rutina un control y limpieza de posibles criaderos en el hogar, una vez por semana.

Es que el desecho de residuos sólidos en los que pueda acumularse agua, como tarros, vasijas, botellas y neumáticos en desuso -ver recuadro- son la mayor defensa contra el dengue.

FUMIGACIÓN. Aunque muchos piensen que con una fumigación en su cuadra o su barrio ya están protegidos contra el dengue, Salud Pública aclara que no es así. Si no se acompaña con la eliminación de criaderos, la fumigación no sirve de nada.

Según el doctor Iván Allende, director general de Vigilancia de la Salud del MSP, «las fumigaciones aéreas tienen muy poca efectividad, alrededor del 20% más o menos».

Allende explica que este porcentaje es aun menor cuando hay lluvias constantes, que neutralizan los efectos de la fumigación.

INFESTACIÓN. Según estudios realizados por el Servicio Nacional de Control de Enfermedades Transmitidas por Vectores (Senepa), el 68% de los distritos del Departamento Central tienen índices de infestación por Aedes aegypti que oscilan entre 1 y 4,9% ciento. Esto implica que están en situación de alerta para la transmisión del dengue, ya que para que no exista peligro el índice debe ser menor al 1%. En tanto que el 21% de los distritos presenta índices superiores al 5%, lo cual indica ya una situación de riesgo.

El estudio revela que casi la mitad de los criaderos donde se hallaron larvas de Aedes aegypti son residuos sólidos como: recipientes plásticos, juguetes, ollas viejas, bandejas en desuso, latas, cisternas inservibles, tarros o baldes en desuso.

En una cuarta parte de los criaderos se encontró en depósitos móviles, como floreros, frascos con agua, platos de maceta y bebederos de animales. En tanto que el 21% de los criaderos de Aedes se hallaron dentro de neumáticos.

Desde octubre de 2009 hasta la fecha se han registrado unos 20.000 casos de dengue en Paraguay, de los cuales 14.000 fueron confirmados.

CÓMO COMBATIR AL MOSQUITO TRANSMISOR

-Eliminar o colocar boca abajo los recipientes que puedan acumular agua.

-Realizar perforaciones en la base de las macetas.

-Si hay floreros dentro o fuera de la casa, cambiarles el agua cada tres días o utilizar arena.

-Lavar y cepillar fuertemente una vez a la semana los recipientes en donde se almacena agua, como: cubos, palanganas, piletas, bebederos de animales domésticos.

-No arrojar basura en la calle, ya que en esta se puede estancar el agua de lluvia y convertirse en criadero.

Fuente: ultimahora.com

Por Leo

Deja una respuesta