Clientes de Villa Crespo llevan hasta una semana sin suministro. También hay problemas en Caballito, Saavedra y Devoto, entre otros barrios. En Edesur y Edenor confían en que todos los casos serán resueltos hoy.

El termómetro frenó su escalada y le da un respiro hoy a porteños y habitantes del Gran Buenos Aires. Sin embargo, el alivio no es completo para aquellos que todavía padecen cortes de energía, con el malestar que eso implica. Las empresas prestadoras señalaron que la totalidad de los casos serán resueltos en el transcurso del día.

La falta de suministro afectaba esta mañana a usuarios de los barrios de Saavedra, Villa Crespo, Monserrat, Villa del Parque, Villa Devoto, Almagro y Caballito. Como consecuencia del corte de energía, en 43 esquinas no funcionaban los semáforos. El número se redujo a más de la mitad desde ayer por la tarde, cuando 110 estaban fuera de servicio.

Entre los usuarios más perjudicados se encuentran los de Villa Crespo que, en algunos casos, llevan hasta una semana sin electricidad, salvo por breves períodos en los que el suministro volvió a su hogar. Las idas y vueltas del servicio provocaron, en varios casos, daños en aparatos y electrodomésticos. A las 19.45, los damnificados cortarán la avenida Corrientes y Gurruchaga en reclamo de la restitución del suministro.

Una situación similar viven vecinos y comerciantes de Monserrat quienes, en algunos casos, llevan casi cuatro días sin electricidad.

Según informó la vocera de Edesur Alejandra Martínez a Clarín.com, “el 95% de los clientes que se habían visto afectados por los cortes ya recuperó el servicio” y afirmó que en la empresa confían en que “en el transcurso del día se pueda resolver la totalidad”. Unos 1.900 operarios están trabajando en la resolución de los “casos residuales”, precisó, y agregó que la compañía triplicó la cantidad de grupos electrógenos para abastecer a la demanda.

“Entre ayer y hoy hemos cerrado todas las averías que tuvimos como consecuencia de estos ocho días de infierno de calor”, indicó, por su parte, el vocero de Edenor Eduardo Mirabeli, quien aseguró que durante ese período “nunca hubo cortes masivos”, pese a que se trabajó “en condiciones críticas de operación”.

Mirabeli insistió en que todas las interrupciones fueron “casos puntuales”. Los que persisten al día de hoy –añadió- se pueden inscribir dentro de lo que se considera “cortes habituales” y serán resueltos hoy, afirmó.

Ricardo tiene 85 años. Vive en un segundo piso de un edificio de Rivadavia al 5.100, en Caballito y desde la tarde de ayer cada vez que quiere salir a la calle tiene que bajar dos pisos por escalera. Si el descenso cuesta, ni que hablar de cuando el trayecto se vuelve cuesta arriba. La situación es aún peor para su mujer, que está siendo tratada por problemas de ciática. Para colmo, ya se les echaron a perder los alimentos que tenían en la heladera. La pareja sufrió varios cortes desde la semana pasada. Hasta ahora, el más prologando había sido de 10 horas.

Desde Edesur indicaron que los usuarios pueden hacer sus reclamos por pérdidas y daños en forma telefónica o personalmente en las oficinas comerciales de la compañía, que evalúa cada caso en forma individual. La compensación económica por alimentos perdidos no está tipificado en el contrato de suministro, pero de todas maneras se puede incluir en la demanda, aclararon.

Fuente: Clarín

Por Leo

Deja una respuesta