La medida impulsada por el Banco Central busca combatir la fuga de capitales. Se trata de la compra por parte de las entidades bancarias de bonos que luego eran pagados en el exterior. Se calcula que por esa vía se iban del país cerca de 50 millones de dólares por mes.

El directorio del Banco Central (BCA) cerró una de las vías por donde se escapaban los dólares. Se trata de la compra por parte de las entidades bancarias de bonos que, luego, eran pagados en el exterior. Con ese mecanismo se estima que se estaban fugando US$50 millones por mes. La operatoria consistía en adquirir en moneda dura títulos públicos para tenencia propia de las entidades en el mercado local pero pagándolos en el exterior, según publicó el diario La Nación.

Si bien esta medida no ataca directamente el «contado con liquidación» (ya que la operatoria comprende la adquisición, en pesos, de bonos en moneda extranjera y la venta en el exterior), si restringe dichos negocios, ya que los bancos no podrán luego de vender los bonos en el exterior recomprarlos para tenencia propia. El año pasado los bancos giraron así US$500.

La facultad que tenían los bancos para realizar este mecanismo igualmente estaba limitada desde el 2005 cuando Martín Redrado, presidente del organismo en aquel entonces, determinó que los bancos no podían destinar más del 1% de su responsabilidad patrimonial computable (RPC) para comprar bonos en dólares. Ahora, la titular del Central, Mercedes Marcó del Pont , decidió terminar completamente con esta posibilidad.

Desde el BCRA aclararon que la medida no tiene que ver con el contado con liquidación. «Esto no afecta esa operatoria ya que no es de índole cambiaria. En el contado con liquidación se buscan transformar pesos a dólares con un alto costo. En este caso siempre los bancos compraban los títulos con dólares. El objetivo es fortalecer el mercado de capitales local», dijo al diario El Cronista una fuente de la entidad.

Otra interpretación válida que hacían anoche en el mercado viene a cuento de preservar los dólares existentes en la economía en medio de la batería de obstáculos para adquirir o girar divisas. Más aún, cuando persiste el goteo de las colocaciones en dólares.

De hecho, desde que el endurecimiento del cepo cambiario a principios de mayo, los depósitos en dólares cayeron alrededor de u$s 2.000 millones. Esta baja generó incluso un descenso de las reservas internacionales, por la disminución de los encajes en esa moneda, de u$s 1.100 millones.

Desde la instauración del cepo cambiario en octubre del año pasado, los depósitos en dólares cayeron casi u$s 5.000 millones. Actualmente los depósitos en moneda extranjera ascienden a u$s 10.400 millones según la última información disponible (hasta el 1 de junio). Sin embargo, según estimaciones privadas, ya estarían por debajo de los u$s 10.000 millones.

La formación de activos externos (la dolarización de portafolios) viene en francos descenso. Después de la espiral de abril, cuando se pasaron a dólares u$s 1.100 millones, mayo terminó con sólo u$s 550 millones de fuga. A este ritmo de represión total por parte de la AFIP y el BCRA, se cree muy probable que la dolarización ronde los u$s 200 millones este mes.

Fuente: La Política Online

Deja una respuesta