Es poco probable que el presidente Barack Obama tenga la intención de ir a las urnas en noviembre con USA en el medio de una nueva guerra que, aparte, promete ser una de las calientes. Sin embargo, existe el peligro creciente de que los acontecimientos podrían conspirar de manera tal que la decisión la tomen por él.

(Urgente24)

Es poco probable que el presidente Barack Obama tenga la intención de ir a las urnas en noviembre con USA en el medio de una nueva guerra que, aparte, promete ser una de las calientes. Sin embargo, existe el peligro creciente de que los acontecimientos podrían conspirar de manera tal que la decisión la tomen por él, publica Time.

El Wall Street Journal informó el viernes pasado (13/01) que «los líderes en el área de la defensa de USA se muestran cada vez más preocupados por un Israel que se prepara para emprender una acción militar contra Irán, pese a las objeciones de USA y han intensificado los planes de contingencia para salvaguardar las instalaciones de USA en la región en caso de conflicto». Además de la planificación por la contingencia de ser arrastrado a una guerra iniciada por Israel, el WSJ informó que funcionarios de la administración, del presidente Obama para abajo, han instado a sus homólogos israelíes a que se abstengan de emprender acciones militares unilaterales. La respuesta de Israel, dice el diario, “no se comprometía”. De hecho, el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Martin Dempsey, tiene previsto visitar Israel este jueves (19/01) con el propósito, de acuerdo con los informes israelíes, de averiguar las intenciones de Israel.

Los iraníes probablemente responsabilicen de cualquier acción militar israelí a USA, y cualquier represalia en contra de los activos de USA (o incluso ataques a Israel) pueden inducir a Washington a escalar la confrontación con el fin de desactivar la capacidad militar de Irán y, tal vez, asestar un duro golpe a su programa nuclear en el proceso.

Los líderes de Israel ciertamente preferirían que sea USA quien haga el trabajo sucio, ya que su capacidad para sostener un asalto aéreo contra Irán es mucho mayor que la de Israel. Pero los líderes israelíes han advertido que si Washington no detiene el progreso nuclear de Irán, esta podría verse obligada a adoptar medidas militares. Los medios de comunicación israelíes informaron este domingo (15/01) que se suspendía un masivo ejercicio militar conjunto entre israelíes y estadounidenses que debía simular la respuesta ante un ataque con misiles de Irán sobre Israel por deseos de Washington de bajar la tensión que se ha acumulado con Teherán en las últimas semanas.

Deja una respuesta