Los productores que integran con los industriales la mesa azucarera se sorprendieron al leer en LA GACETA la decisión de dueños de ingenios. Los agricultores aseveran que los ingenios les pagan con dinero efectivo en lugar de azúcar. Afirman que por ahora no habrá un quiebre
Preocupación e indignación. La decisión de las instituciones industriales azucareras de impulsar la importación de azúcar para abastecer el mercado interno generó un fuerte rechazo en el sector cañero. Los principales sorprendidos por la medida fueron los miembros de la mesa que, junto al Centro Azucarero Argentino (CAA) y el Centro Azucarero Regional de Tucumán (CART), integran el Centro de Agricultores Cañeros de Tucumán (Cactu) y la Unión Cañeros Independientes de Tucumán (UCIT). Justamente, la mesa tiene previsto reunirse el próximo martes para tratar la iniciativa, que fue anunciada el martes a LA GACETA por el CAA y el CART.

«Estamos sorprendidos y, sobre todo, nos parece insólita una decisión de este calibre, tomada desde un sector como la industria, ya que estamos juntos en una mesa donde se tienen que tomar este tipo de decisiones», expresó el presidente de Cactu, Otto Gramajo. El vicepresidente de la entidad, Agustín Maldonado, también se quejó por lo intempestiva de la decisión. «Tomar este tipo de decisiones, para nosotros que estamos en la mesa azucarera, es una sorpresa, una desconsideración enterarnos por el diario, porque es una situación muy grave», remarcó. Gramajo manifestó su disgusto porque además de que Cactu no fue consultado sobre la medida, entiende que la importación del producto podría ocasionar la caída de la ley de protección arancelaria del azúcar argentino, que se sancionó por insistencia en el Congreso de la Nación en 2003, durante la gestión presidencial de Eduardo Duhalde. «El azúcar tiene arancel porque es un producto sensible a la importación. Los industriales van en contra de ese arancel, con todo el esfuerzo que costó conseguirlo, de legisladores nacionales y de los factores azucareros. Y para colmo, estamos convencidos de que no hace falta la importación, porque con el azúcar que hay en el mercado alcanza», indicó el titular de Cactu.

El presidente de UCIT, Sergio Fara, consideró que el anuncio de importación de azúcar, que fue formulado por los titulares del CAA, Fernando Nebbia, y del CART, Julio Colombres, fue desafortunado. Tanto Fara como Gramajo descartaron que la decisión unilateral de los industriales redunde en un quiebre de la mesa azucarera. «Fractura no, porque los enfrentamientos nunca dan buenos resultados. Pero queda claro que acá pagamos las consecuencias justos por pecadores, por el esfuerzo que hicimos los cañeros chicos de entregar al porcentaje de fraccionado barato azúcar a precio quebranto no sirvió de nada, y somos los más perjudicados, porque ya no tenemos el producto», remarcó.

Entre tanto, el presidente de Cañeros Unidos del Este (CUE), Mario Tizeira, calificó de «irresponsabilidad» el anuncio de importación y cargó las tintas sobre la mesa azucarera. «Hace 10 días decían que estaba todo bajo control y ahora salen con esto. Hay que decir que los industriales tienen el azúcar que no aparece, porque a los cañeros les están pagando con dinero en efectivo, a precios muy inferiores a los del mercado», denunció. Marcelo Fernández, asesor técnico de CUE, indicó que la entidad se opone rotundamente al ingreso de azúcar del exterior y remarcó la necesidad de que el sector se aboque a cumplir el plan de biocombustibles. Por último, el presidente de la Unión de Cañeros del Sur (UCS), Guillermo Mors, dijo que algunos industriales ya venían revelando comportamientos especulativos, cuando «crearon retenciones indebidas de azúcares a los productores, con precios y cantidades jamás consensuados con la totalidad de la actividad». Enfatizó en que los cañeros venden el producto porque necesitan cubrir costos de producción y aprestarse para la próxima campaña. «Todo el problema está en la cadena de comercialización y en la actitud especulativa de algunos industriales», remató Mors.

Siembra, producción, precios y consumo
1,9 millón de toneladas de azúcar produjo el país en 2010 (1,184 millón en Tucumán).
1,7 millón de toneladas es el consumo anual de azúcar en la Argentina.
140.000 toneladas es la demanda mensual de azúcar en el país.
1,02 millón de toneladas se ofertaron durante la última molienda.
200 pesos es el precio a que se oferta la bolsa de azúcar en la actualidad.
56 pesos era el precio de la bolsa del producto a mediados de 2009.
165 grandes empresarios (industriales, cañeros e intermediarios) manejan el azúcar en la Argentina.
30.000 hectáreas de caña se sumarán este año al cañaveral tucumano, que alcanzará las 255.000 hectáreas.

Fuente: lagaceta

Por Marta

Deja una respuesta