Horas después del triunfo del Partido de los Trabajadores, el índice Bovespa registraba un índice negativo de casi 6% en la apertura. El real ya perdió 3,9% frente al dólar. Las acciones de Petrobras bajan el 12 por ciento

Crédito foto: EFE

El mercado de valores de San Pablo perdió un 5,95 % en la apertura y, pasados los primeros 30 minutos de operaciones, su índice Ibovespa caía hasta los 48.850 puntos tras la reelección de la presidente Dilma Rousseff en los comicios del domingo. El real también caía 3,9% frente al dólar, cotizado a 2,55 unidades.

Dentro de este escenario, las acciones de Petrobras y los títulos de las principales empresas de servicios básicos de Brasil también caían con fuerza este lunes, frente al temor de que las políticas de Rousseff afecten sus ventas y ganancias.

Los títulos de la petrolera estatal brasileña se desplomaban un 12%, mientras que los papeles preferentes de Eletrobras perdían el 11,5 por ciento.

LEA MÁS: Rousseff cambiará de ministro de Economía si logra la reelección

LEA MÁS: La Bolsa paulista saltó casi 5% por la expectativa por un cambio de mando en Brasil

Brasil despertó con la mirada puesta en el recinto de cotizaciones paulista, que en las últimas semanas había mostrado su favoritismo por el candidato opositor Aécio Neves, que prometía un giro liberal en la economía.

La actual mandataria fue reelegida en la segunda vuelta de los comicios presidenciales con un 51,64% de los votos, frente al 48,36% del abanderado del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Los inversores han criticado la política intervencionista de la jefa de Estado, y defendido la receta económica de corte liberal respaldada por Neves.

Desplome previsto

«Era esperado que el mercado reaccionara con pérdidas este lunes. La Presidente tiene que anunciar esta semana quién será su nuevo ministro de Hacienda», dijo el economista jefe de Gradual Investimentos, André Perfeito.

Los agentes económicos le achacan a Rousseff una política con demasiada injerencia del Gobierno, que no consiguió estimular el crecimiento ni mejorar la competitividad, y le piden definir con urgencia quien será el próximo titular del área económica.

«El primer desafío de la Presidente ahora será anunciar qué hará con la política económica y las cuentas públicas. Ella tiene que intentar recuperar la confianza» perdida de los sectores económicos, señaló José Francisco Lima Gonçalves, economista jefe del banco de inversiones Fator.
En la campaña, Rousseff anunció que reemplazaría al actual ministro de Hacienda, Guido Mantega, en el cargo desde 2006. Aunque hasta el momento no ha revelado quién será su sucesor.

www.infobae.com