Días después de la decapitación del periodista estadounidense, el Gobierno norteamericano, a través del Pentágono, ordenó seis nuevos ataques sobre posiciones de los yihadistas del Estado Islámico

Las fuerzas armadas estadounidenses realizaron hoy seis nuevos bombardeos sobre posiciones de los yihadistas del Estado Islámico (EI) cerca de la presa de Mosul, en el norte de Irak, en el marco de sus operaciones de apoyo a las fuerzas iraquíes y kurdas.

Los ataques aéreos, llevados a cabo con cazabombarderos, «destruyeron o dañaron tres vehículos militares multipropósito (Humvees) y múltiples emplazamientos de artefactos explosivos de EI», informó el Mando Central estadounidense en un comunicado.

Los ataques se producen un día después de que Washington confirmase la decapitación del periodista estadounidense James Foley, secuestrado en Siria en 2012, a manos de yihadistas de EI.

Luego de la operación las aeronaves norteamericanas salieron de la zona de ataque sin problemas, agregó el Mando Central.

Los ataques se llevaron a cabo «bajo la autoridad de apoyar los esfuerzos humanitarios en Irak, así como para proteger al personal y las instalaciones estadounidense», explicó la misma fuente.

www.diariohoy.net