En el día de su lanzamiento en la carrera para el 2011, el ex jefe de Estado habló de todos los temas de actualidad, sus proyectos y la Argentina que viene. “Tenemos que lograr una mancomunión de empresarios y trabajadores. No hay trabajadores sin empresas ni empresas sin trabajadores”, sentenció.

A horas de lanzar oficialmente su candidatura a presidente para las elecciones 2011, Eduardo Duhalde habló con la Edición Central de 26noticias.com.ar por Canal 26. Dio detalles de sus proyectos, analizó la coyuntura actual y dio estimaciones de lo que puede ser la Argentina en los años venideros.

¿Qué opina con respecto a la actualidad de la Argentina?

Estamos en un momento de dificultades. Hay un error del gobierno en no utilizar como corresponde -sin balas, sin bayonetas- y poner orden. Cuando decimos que hay que pacificar el país y poner orden lo decimos porque el orden no es de derecha como algunos creen o de izquierda, el orden es la forma en la que los países democráticos tienen como pre-requisito para poder aplicar sus políticas. Sin orden, la gente tiene miedo. Cuando digo esto, para qué… El gobierno sale a decir que son desestabilizadoras mis palabras sin advertir que fue lo que dije cuando asumí la Presidencia en medio de una Argentina que estaba en el suelo, golpeada, que no nos creían en ninguna parte del mundo y no teníamos un peso… Parecía que estábamos en un estado agónico y dije lo mismo. Vamos a poner orden en el país y pacificarlo sin tirar tiros, en base al diálogo, al consenso y lo logramos. La verdad es que yo lamento que el gobierno no reconozca los problemas y cuando ya no lo puede negar busca a quien echarle la culpa.

¿Cuáles son los principales puntos del proyecto presidencial que está lanzando este lunes?

Es muy importante que me lo diga porque son tres puntos exactamente. Cuando asumí la jefatura de Estado dije que había tres problemas básicos para resolver en la transición. Pacificar y ordenar el país -que lo hicimos- mantener la democracia -porque fui el quinto presidente en diez días- y cambiar el modelo económico que estaba basado en el consenso de Washington que tenía más de Washington que de consenso y que llevaba a una política financiera, especulativa y usurera que al derrumbarse tiró a millones de personas a la pobreza y a la exclusión. Cambié el modelo económico social y se lo entregué a Néstor Kirchner. Recuerdo la fiesta de la democracia en la que la gente que decía “que se vayan todos” y que corría a los legisladores cuando estaban en un bar, votó en un porcentaje que nunca se había visto en la Argentina en 2003. Yo sé como se sale y se sale hoy. Tenemos que poner en marcha las políticas estructurales o políticas de estado. Estamos trabajando hace dos años con todos los partidos por una política para todos y con todo. Eso hay que hacerlo. Es insensato que cada siete años estemos lanzando un nuevo proyecto. Además tenemos que entender que hay un hecho revolucionario en los países vecinos como Chile, Brasil y Uruguay donde hombres que lucharon con las armas contra las dictaduras militares hoy sostienen el sistema democrático, el equilibrio de los poderes del estado, el respeto hacia todo. Esto es revolucionario y tenemos que incorporarnos a esa corriente que ya no tiene desdén como las viejas izquierdas por el funcionamiento del sistema democrático sino que por el contrario asientan el poder respetando todos los derechos humanos. Todos, no sesgadamente lo que sucedió en las tristes horas de la dictadura.

¿Su candidatura será por fuera del PJ, por el Peronismo Federal?

Si, por el Peronismo Federal. Por allí lanzaré mi candidatura, otros compañeros se presentarán también y se decidirá el candidato en una interna. Es lo que corresponde.

¿Quiénes lo acompañarán?

Voy a lanzar mi candidatura rodeado por gente de todas las provincias. Dirigentes políticos, jóvenes, gente independiente, gente de diversas facciones que me acompañan sin ser peronistas.

¿Avizora un país mejor para el futuro más allá de las elecciones?

No tenga duda. Este es el país más potente de la región. Cuando hablo de Brasil no es porque quiero que la Argentina sea el “furgón de cola” de ellos. Tenemos que alcanzarlos y superarlos porque somos el país más potente de la región que aún hoy no ha desplegado siquiera el 40% de su diversidad productiva. Tenemos que lograr una mancomunión de empresarios y trabajadores. No hay trabajadores sin empresas ni empresas sin trabajadores. Todos juntos, tenemos que trabajar para construir un país distinto.

Por Marta

Deja una respuesta