Irán asegura que sus fragatas cumplen una misión de entrenamiento e Israel tilda la maniobra de «provocación». Dos navíos de guerra iraníes han atravesado a primera hora de esta mañana el Canal de Suez, que une el mar Mediterráneo con el mar Rojo, según ha informado una fuente oficial del enclave marítimo bajo administración egipcia. «Atravesaron el canal a las 5.45 de la mañana», ha informado a Reuters esta fuente, sin ofrecer más detalles. Fuentes oficiales iraníes han explicado que los buques se dirigen a Siria en una maniobra de entrenamiento, una misión que Israel se ha apresurado en calificar de «provocación».

Es la primera vez desde el triunfo de la revolución islámica en Irán en 1979 que buques de guerra de ese país cruzan este punto estratégico de la navegación internacional. Los barcos, las fragatas Alvannd y Kharg, no transportan equipamento militar ni sustancias nucleares o químicas, según ha explicado el ministro de Defensa egipcio citando fuentes del Gobierno iraní.

Analistas consideran que la maniobra de Irán supone un intento de comprobar sobre el terreno la nueva situación creada en Egipto tras la caída de Hosni Mubarak por el levantamiento popular que sacudió al país árabe este mes.

El consejo militar que gobierna de manera interina en Egipto ha permitido el tránsito de los buques iraníes afrontado así su primer quebradero de cabeza diplomático. La decisión ha sido complicada para el Gobierno interino egipcio, ya que El Cairo es un aliado tradicional de Estados Unidos y sus relaciones con Irán han sido tensas durante las últimas tres décadas. El rumbo que tomará ahora la política internacional egipcia sigue siendo una incógnita.

Israel sigue muy de cerca los acontecimientos en Egipto y teme que la actual situación de inestabilidad sea aprovechada por Irán para ganar influencia en la zona. Israel considera a Irán una amenaza constante para la estabilidad de Oriente Próximo por muchos factores, pero sobre todo por su controvertido programa nuclear, su respaldo expreso a las milicias libanesas y palestinas y la promesa de su presidente Mahmud Ahmadineyad de destruir Israel.

Encuestas en Egipto sugieren que la mayoría de fuerzas políticas no son partidarias de prolongar el trato privilegiado con Israel y su aliado Estados Unidos, aunque ningún grupo ha reclamado por el momento la abolición del tratado de paz que firmó Egipto con Israel en 1979.

La pasada semana, el ministro de Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, aseguró: «Lamentablemente la comunidad internacional no parece estar preparada para afrontar las provocaciones recurrentes de los iraníes. La comunidad internacional debe entender que Israel no puede ignorar siempre estas provocaciones».

Fuente: elpais.com

Por Marta

Deja una respuesta