A través de una carta abierta al papa, el legislador Roberto Quattromano le pidió al santo padre “dejar de lado su perfil político y partidario para actuar como líder religioso que es”.

Por más que quieran exponer una sensación de normalidad respecto de la relación con el papa Francisco, cayó muy mal en el seno del macrismo el nuevo desplante del santo padre, conocido este fin de semana, cuando rechazó la donación hecha por el Gobierno nacional a Scholas Ocurrentes y a través de sus virtuales voceros criticó por ello a esta administración.

El que no se anduvo con vueltas es el diputado porteño Roberto Quattromano, quien a través de una “Carta abierta al papa Francisco” expresó su reproche por las actitudes que no solo define como “políticas”, sino también “partidarias”.

En su misiva, Quattromano recuerda “la felicidad y la inmensa satisfacción que sentí aquel 13 de marzo de 2013 en el que fue nombrado papa en el Vaticano. No dudé en expresar mi emoción, brindé homenaje en dos oportunidades a su vida y a su obra”. Luego destaca que pasaron más de tres años desde entonces y entre las cosas que cambiaron en el país, Mauricio Macri se convirtió en presidente de la Nación.

Tras recordar que él confía en el presidente “desde el primer momento”, señala que precisamente por eso “lamento profundamente los gestos políticos que está teniendo, como el haber rechazado la donación de 16 millones de pesos del Gobierno Nacional a la ONG Scholas Ocurrentes”.

“A mi entender, considero que debería dejar de lado su perfil político y partidario para actuar como el líder religioso que es, por el cual, reitero, siento una profunda admiración”, remarca el legislador del Pro, que expresa a continuación su profunda “angustia” por “ver la diferencia en cuanto a la predisposición con la que recibió a Cristina Fernández de Kirchner y a Mauricio Macri. También cómo le cerró las puertas del Vaticano a Margarita Barrientos, en contraposición al encuentro privado con Hebe de Bonafini, quien se cansó de criticarlo”.

Así las cosas, Quattromano concluye: “Solo me queda claro que desestima lo que proviene de Cambiemos y recibe con los brazos abiertos a los que tanto daño le han hecho a nuestro país”, por lo que le reclama a Francisco: “Si usted pretende que haya reconciliación en nuestra sociedad, sus actos no condicen con su intención. Por el contrario, profundiza la grieta que generó el gobierno anterior”.

“Desde mi lugar de militante, espero humildemente que reciba estas palabras no como un reproche sino como una reflexión y que de una vez por todas los argentinos trabajemos por eso que usted tanto predica, la cultura del encuentro”, termina diciendo Quattromano.

www.parlamentario.com